5 jun. 2013

"Indies" en la música chilena de los 90's


Durante la década noventa los sellos multinacionales tenían dinero para cazar, invertir y posicionar bandas, movimiento del que se desprendieron clásicos contemporáneos como Los Tres, La Ley, Lucybell o Gondwana. En paralelo se comenzó a gestar una escena alternativa de propuestas más experimentales, intimistas y menos radiales, cuando la independencia era por sobre todo un mérito. 

Nombres como Carlos Fonseca y la disquería Fusión, o Hugo Chávez y la tienda Background son claves en la formación de bandas, periodistas y una "escena" underground en el Santiago de los 90's. Cuando no había Internet, la Feria del Disco solo vendía lo que los sellos le ofrecían y tocar en La Batuta era lo máximo a lo que un grupo nuevo podía aspirar. Y  las compañías contaban con una estructura que reducía todo lo que no formaba parte de su sistema. Y entre los lanzamientos del sello Alerce, ATR (Asociación de trabajadores del Rock), Culebra (filial alternativa de BMG) y EMI surgieron variados nombres de punk, ska, funk y pop rock, muchos de los cuales crecieron después de su difusión en la influyente radio Rock and Pop (porque sonar ahí era categórico sino quedabas fuera). Pero la intensión fue más fuerte y desde Background, como sello, se publicaron los primeros registros del grupo electrónico Los Mismos ('Trip-O-Matic' 1995) y el compilado 'Encuentros Cercanos' (1995) con Shogun, Sien y Luna In Caelo. Mientras el suplemento juvenil de El Mercurio la Zona de Contacto dedicaba espacio a las bandas nuevas, aunque el oficio más pulcro lo daba Extravaganza, publicación independiente de los hermanos Fernando y Francisco Mujica, donde muchos aparecieron por primera vez, principalmente bandas de rock metal del sello Toxic Records (Execrator, Undercroft) o una banda de culto en el punk rock como Supersordo que publicaba casetes a principios de la década. 

En los 90's grabar, mezclar, fabricar, promocionar y distribuir discos tenía otros costos en relación a lo que la tecnología permite hoy, y muchos se perdieron en el intento. Por un lado unos se apoyaron en los FONDART (fondo gubernamental) aunque eso no garantizó difusión y la mayoría no consiguió salir de su entorno. Pero bandas como Pánico (Combo Discos), Subhira (Mundovivo) y Congelador (QuemaSuCabeza) hicieron un ejercicio bastante loable para romper la tradición de pérdidas y apostaron por financiar un disco con lo que vendió el anterior. Y ya para la segunda mitad de la década existían más medios de prensa (Subte, Canal2, revista RockandPop, ViaX), lugares para tocar (Tom Pub, Sala SCD, discoteque Laberinto, Zoom), radios (Concierto, Zero) y las primeras páginas webs (el portal Chilerock uno de los sitios pioneros de música chilena online) donde poder hacer algo. 

Uno de los debuts llamativos de la esa etapa fue 'Vivalavirxen' (Indep -1996) de Cristian Fiebre en una época donde predominaban las bandas obtuvo buena crítica pero nula difusión radial.  Y en otro código el sello Calypso Records trabajó desde las bases populares el fenómeno sound de grupos como Hechizo y Amerika´n Sound

También el primer disco de Shogun, proyecto de Cristian Heyne, titulado 'Disconegro' (Background-1996) que tuvo una segunda edición para la multinacional EMI después de la buena crítica y la promoción del video clip 'Disco Baby'. 


En 1997 destacaron 'Canciones para Aprender a Cantar' de Pánico (Combo Discos -1997), el colectivo electrónico Plan-V 'Habitat Individual' (Background -1997) formado por chilenos y Gustavo Cerati, 'El Sonido de Existir' de Jardín Secreto (Indep-1997) proyecto electropop de Miguel Tapia de Los Prisioneroes, el pop gótico 'Aquellos Desgarradores Gritos Llamados Silencio' de Luna In Caelo (Rolo Records-1997),  el rock experimental de Maestro 'Este es el Primer Compacto de Maestro' (Indep-1997), el primer y único disco de Turbomente hasta el retorno de Fulano con 'Trabajos Inútiles'.Y uno de los debuts de la temporada disco homónimo de Elso Tumbay (Fusión-1997) destacado en MTV. 



Además el único álbum de Sien 'Uno' (Indep-1997) banda que abrió conciertos para Soda Stereo en 1995 y 1997 antes de la muerte de uno de sus fundadores y posterior disolución el año '98.



También destacó en la prensa musical de la época el retorno de Jano Soto tras su paso por EMI y un vuelco a la canción folk y electrónica casera 'El último Vuelo' (Indep-1997).


Otra labor la cumplió el programa de radio Perdidos en el Espacio difundiendo el lado más experimental de la música local y comenzó a gestionar ciclos en vivo, generación que aparece registrada en el disco compilatorio 'Pulsos' (1998) que incluyó el debut del trío Congelador y donde también aparecen Cáncer, El Hombre de la Atlántida y LEMTambién ese año debutó el grupo de rap Makiza con 'Vida Salvaje' (Indep-1998) previo a lo que sería su éxito con el álbum 'Aerolíneas'. El primer disco de Congelador, homónimo (QuemaSuCabeza, 1998), Fiskales Ad Hok 'Fiesta!' (CFA-1998) el segundo disco de Los Mismos (Indep-1998), 'Rayo al Ojo' (Combo Discos, 1998) de Pánico hasta 'Bailables de Cueto Road' de Mauricio Redolés y un grupo llamado La Isla con 'Lamentos Vanos'. Así como el primer disco de Jirafa Ardiendo, homónimo, y la solista Rosario Mena en clave pop electrónico y trip-hop 'Fe Ciega' (Indep-1998). 


También debutó Marciano, dúo electrónico del periodista Sergio Lagos y Rodrigo Castro, el primer disco 'Come Astronautas' (Indep-1998) en código house es un antecedente de la electrónica local de esos años. 



Ya a fines de la década las multinacionales iniciaron una crisis con la piratería y varias bandas salieron de los sellos para autoproducir sus trabajos, aunque con la experiencia de haber formado parte de esa plataforma, como el grupo femenino Venus 'Dolor de Fin de Siglo' (Toxic Records-1998) y una transformación al rock industrial bajo la producción de Cristian Heyne, Los Tetas 'Independiente' (Indep-1999) tras dos discos con EMI y la ex Sol Azul Sol Aravena convertida en Muza y el disco 'Dream Electrónico' (Indep-1999) con un cambio sonoro poco entendido para esos años, entre pop ambiental y trip-hop. 


También retornó Cristian Fiebre con 'Mujer Elefante' (Indep-1999) disco aclamado por la crítica y el productor argentino Gustavo Santaolalla que firmó al chileno para su sello y presentó el álbum en México como promesa del rock latinoamericano. Luego Fiebre desapareció y se convirtió en mito. 



Mientras Rodrigo Santis de Congelador presentó su trabajo solista 'Campos de Hielo' (QuemaSuCabeza, 1999), el primer registro de Yajaira (Toxic Records), 'Demonio' de Shogun (Luna-1999), 'Siesta' de Jirafa Ardiendo y el colectivo Ojo de Apolo que reunió a gran parte de la electrónica experimental (Cáncer, El Hombre de la Atlántida, ADN, entre otros). Además de los debuts de Mambotaxi 'Amanda y Simón' y Tobías Alcayota 'Omi' publicados por el sello Combo Discos, etiqueta del grupo Pánico que también publicó a los franceses Holden intercambio que favoreció su viaje a Europa. 



Bandas como Pánico hacían la pega completa, desde grabar hasta ir a vender sus CD´s a las tiendas y pegar afiches de conciertos, porque si hoy con redes sociales la difusión sea hace un tanto más fácil en la década de los 90's eso no existía y se necesitaba bastante más que esfuerzo. Y estar en un sello multinacional era una ventaja pero tampoco tan decisivo si no habían escenarios donde tocar, paso mucho tiempo para que la "escena" se profesionalizara (o más bien mejorar el estándar). Ya a partir de la década 2000 la mayoría de los grupos salieron de las compañías (BMG, EMI, WARNER, SONY MUSIC, POLYGRAM) y empezaron a autoproducir  grabaciones, venta y promoción, algo que aún -13 años después- no está totalmente resuelto ni tan claro. 

El negocio de la música cambió y para mejor, pero hoy trabajar de manera independiente es la vía y no un mérito, tampoco los hace especiales como algunos interpretan. Y de los 90's junto con la nostalgia nos quedaron varios ejemplos para reconocer y considerar de que  todavía sonar en la radio sigue siendo un logro. Incluso hoy bandas emergentes y consolidadas están en igualdad de condiciones para posicionar un tema nuevo. 

Finalmente por sobre su contexto hay bandas y música que prevalece, así como la mayoría de la música que publicaron los sellos ya se olvidó (aunque vendieron miles de copias) sin embargo hay discos caseros, mal grabados y que tal vez no son tan buenos mucho mejor apreciados porque también significaron una etapa y entorno de esto que reconocemos como música chilena.