5/4/2010

LA NOCHE SIN REY

La salida de Leo Rey del grupo La Noche era un titular pre-escrito en la prensa local. De hecho días antes de su segunda y última presentación en el Festival de Viña del Mar el diario LaTercera reportó un conflicto interno que desde el año pasado amenazaba la permanencia del popular vocalista. Aunque por sobre los rumores y las desafortunadas declaraciones de Leo Rey lo único que prevalece es el repertorio de una de las bandas bailables más populares de Chile. Probablemente no sabríamos de Leo Rey sin las canciones de La Noche, aunque que fue él quien le dió el tono que necesitaban esas mismas composiciones para convertirse en himnos.
El primer gran error de Leo Rey es despedirse de su banda a través de los medios, por muchas razones que lo puedan justificar, no es la manera más elegante de alejarse del grupo que lo llevo a ganarse la fama que ahora tiene. Aunque más se resta el cantante cuando dice que no ganó dinero con La Noche y que ahora él quiere ser su propio jefe. Después de un año donde mostró autodeportivo, nariz nueva y se hizo ver como la voz y protagonista de la banda chilena más exitosa del 2008 Leo Rey se contradice, y su fijación con Américo lo está matando.
Que Leo Rey tiene cierto carisma y una voz calida no hay dudas, por lo que existen condiciones para emprender carrera en solitario, más aún si ya es un cantante reconocido. Pero eso fue lo mismo que se pensó pasaría con Quique Neira tras dejar Gondwana, Nicole Natalino sin Kudai y Denisse Malebrán después de Saiko. A veces tener una buena voz, carisma y un pasado exitoso no es garantía de nada si no es capaz de desprender nuevas canciones por si solo.
La presentación de La Noche en el Festival de Viña del Mar todos coinciden fue 'menor' en comparación con su primera presentación. Esta vez el grupo se vio desgastado y con un espectáculo bastante ordinario para lo que se podría esperar de una banda que habia triunfado en todos los rincones de Chile sin descarte social, como pocas veces ha sucedido con un grupo local. A lo que se sumó la deslumbrante presentación de Américo en el certamen viñamarino, lo que provocó un nuevo cuestionamiento en Leo Rey, que debió escuchar desde su ubicación en el jurado como otro cantante tropical había conquistado a su público y llevado más gaviotas que en su debut. Uno de las virus más peligrosos de la música chilena es ese de "mirar pal´lao", se pierde tiempo y concentración en lo propio.
Ahora Leo Rey seguirá cantando como solista los exitosos de La Noche ('Lástima', 'Es el Amor', Que Nadie se Entere', 'Como la Lluvia', 'Y Volar', 'Amor Sobre 4 Ruedas' y el mayor de sus hits 'Quiero ser Libre') las mismas que él popularizo con su voz, mientras que la banda defenderá su repertorio con un nuevo cantante. Y en estas condiciones Leo Rey tiene la ventaja de ser él integrante más presente en los medios de comunicación, por lo tanto es la figura más reconocida, sin embargo él también tendrá que, tarde o temprano, revalidar su trabajo con repertorio propio. Y de paso saber capitalizar su relación con la prensa, porque después de su salida del grupo y unas cuantas declaraciones ya dejó de ser noticia hasta que tenga algo nuevo que presentar. Por su timbre de voz una bachata o bolero tropical sería el camino correcto. Mientras que La Noche tendrá la misión de conseguir un vocalista que sea capaz de adueñarse de las canciones, conquistar al público (que conoce las canciones pero con otro cantante) y a la vez producir un nuevo disco tan o más popular que los últimos dos lanzamientos 'Amor Entre Sábanas' y 'En Tu Cuarto'. Aunque el primer paso debe ser retirar a Américo de su discusión porque él ya tiene ruta propia.
La partida de Leo Rey de La Noche fue una de las noticias del espectáculo está semana en Chile, pero es una información que no es más relevante que lo que el grupo alcanzó en los últimos dos años, todo que lo sucede después es sólo la continuidad de un buen proceso creativo y comercial que como todo fenómeno tiene un descenso, que a veces decae (o vuelve subir) hasta estrellarse. El manejo de los egos, el control del dinero y la idea de que todo mundo gira en torno a lo que uno hace es una fiebre que puede conducir a la desgracia si no se cuida. En la música chilena hacen falta buenos managers, personas que además de vender conciertos deben ser buenos guías para tomar decisiones donde hay intereses, personalidades, egos, factores artísticos, relaciones y negocios de por medio. Sino, nos vamos a pasar otros 20 años viendo como pasan exitosas e importantes bandas chilenas que se pelean y disuelven desperdiciando grandes oportunidades de proyección.
En las grandes bandas no hay jefes ni reyes sólo hay lideres y buenos músicos con grandes canciones, todo lo demás sólo sirve para escribir autobiografías que nunca importan ni venden más que las propias canciones. Curiosamente La Noche dejo en el cancionero popular chileno el himno 'Quiero ser Libre', esa razón para tomar decisiones propias, esa sensación de libertad que Leo Rey ahora quiere probar para si mismo, una experiencia que de resultar o no será al menos una prueba más de que la música nos moviliza y que a ratos nos permite sentirnos libres, aunque sea para equivocarnos, pensar en algo más o incluso renacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada