26 jun. 2019

Américo, Me duele la guatita

El cantante tropical anunció hace unas semanas que cancelaba una gira de conciertos por Estados Unidos por razones de salud, comunicado de alta repercusión en la prensa chilena que resaltó la baja del tour norteamericano. Pero nadie dijo ni revisó de que el tour al se refería a un show cancelado en Filadelfia y no hay rastro de que fuese una gira. 

Han pasado 10 años del impacto de Américo con los discos 'A morir' y 'Así es' (2008) que desprendieron sus más grandes éxitos (El embrujo, Te vas, Que levante la mano) que lo llevó a triunfar en el imponente Festival de Viña del Mar en dos años consecutivos. Domingo Vega, su nombre real, se instaló como un protagonista de la música popular chilena de la última década. 

Pero han pasado 10 años, cuatro discos, una docena de sencillos, giras, contratos con sellos, polémicas faranduleras hasta un libro y su postergada -y publicitada- mudanza a Miami. Américo ha sabido mantenerse en la primera línea del escenario local pero todo amparado en lo que fue el éxito de sus tres canciones de hace una década, lo demás solo ha sido marketing. 

Tuvo excesos (varios confesados en su libro), desordenes artísticos (como imitar a Marc Anthony), cruzar a la balada y volver a su origen en la cumbia pero las canciones nuevas pasan como una versión repetitiva de si mismo. Probablemente 'Mi Deseo' (2018) fue su single mejor logrado pero que no suena como un tema propio, puso ser cualquier cantante centroamericano, y sus números en Spotify no despegan del promedio local (400 mil escuchas mensuales). Los artistas que salen de Chile y hacen tours en el extranjero promedian el millón en la plataforma. 

Por eso no sorprende que a solo días de cancelar el "tour" por Estados Unidos por una operación anunciara un concierto en Chile, su medio ambiente más natural. Porque vivir en Miami no significa que esté realmente haciendo carrera en Norteamérica. Alberto Plaza con bastante más trayectoria internacional ha asumido que vive en esa ciudad porque le gusta y no porque triunfe en Estados Unidos. En el caso de Américo pudo entrar en países vecinos como Perú, Bolivia, Ecuador y Argentina pero su relación se diluyó, y en los viajes europeos son shows para la comunidad chilena y latinos residentes, no por proyección como suele imaginarse. 

"Me duele la guatita" decía la pequeña Christell cuando su papá la obligaba a cantar en un show en Calama, un episodio como punto de quiebre para su carrera que se iría a México. Lo que está haciendo Américo con generar un escándalo anunciando una operación rutinaria por los medios para decir que vive en Estados Unidos y terminar promocionando otro show en Santiago es la prueba de que su estrategia ha sido tan efectiva como desesperada.  

25 jun. 2019

La farsa de los 22 Discos de Platino

Archivo revista Billboard 1995
Hubo años en que la industria del disco entregaba los Discos de Oro por 15.000 casetes vendidos en la sucursal de la Feria del Disco del Paseo Ahumada con la dueña de la cadena Marta González sonriendo en la foto. Eran los tiempos del formato físico y la irrupción del Disco Compacto en los noventa aunque en Chile se vendían más casetes. Los Prisioneros, La Ley, Myriam Hernández, Nicole o hasta la actriz Aline Kuppenheim con la banda sonora de El Amor Está de Moda recibieron sus Discos de Oro. Por lo mucho que sonaron y ventas generales (hasta 9 millones de copias al año en Chile) se puede asumir que esos premios fueron reales y legítimos. 

Pero también la industria discográfica mentía y la IFPI (Asociación de Productores Fonográficos) entregaba Disco de Oro y Platino por discos facturados que los sellos ponían en tiendas pero que no necesariamente se vendieron, muchos terminaron desvalorizados en los descartes y ofertas o definitivamente cremados. Estos premios daban la sensación de éxito, servían en la promoción y para la rendición de cuenta a las centrales internacionales de la compañía (cumplir metas). 

Aunque desde el año 2000 con la competencia del CD "pirata" (la copia ilegal) en las calles provocó la primera baja en las ventas en un proceso irremontable para los sellos, los casetes se dejaron de producir en el 2003 y los Disco de Oro se entregaban por 10 mil copias y 20 mil para Platino. En eso TVN lanzó Rojo fama contra fama y los sellos encontraron una última opción para facturar incluyendo el total desprestigio de los Disco de Oro y Platino que entregaban a diario y por marketing con los humildes competidores llorando en pantalla. Pero ¿Dónde terminó esa música? es fácil encontrarlos tirados en el persa Bio-Bio pero leyendo los nombres de quienes estaban detrás de todo eso es fácil pensar que muchas de esas copias ni siquiera se fabricaron. 

El mismo ejecutivo que regaló a destajo los premios a los cantantes del Rojo le inventó un Disco de Diamante a Américo años después por 100.000 copias de toda su discografía, premio que sólo había recibido Luis Miguel por 1 millón 700 mil de discos vendidos en el país el año '99 (no vamos a cuestionar el arrastre del Sol de México en Chile). Según el gerente de Feria Music los 100.000 discos de Américo en el 2010 correspondían al millón de los mejores tiempos, una suposición bien cuestionable considerando que el último gran suceso local (Vivo de Joe Vasconcellos) vendió 140.000 copias legales en pleno peak del CD pirata y el álbum más vendido de "Luismi" sobrepasó los 200.000. 

Foto Twitter
Es evidente que el modelo cambió y que los números son distintos pero lo de Universal entregando 22 discos de platino a su artista promesa por descargas digitales es una farsa que los medios de comunicación deberían cuestionar o al menos preguntarse de dónde sale tanta distinción. Según la compañía son 110.000 ventas (22 x Platino) para 'Rosa' de la cantante juvenil Cami, una categoría que no logró Illapu 'En Estos Días' (1993) ni el 'MTV Unplugged' de Los Tres (1996) que "apenas" fueron 7 veces Platino por 175.000 copias. Evidente que no es comparable y suponer que lo del pasado es equivalente al consumo actual es fantasear más de la cuenta. 

Que los sellos actualmente estén premiando a sus artistas por escuchas online y descargas es parte de la promoción pero esto debería llamarse de otra forma con las medidas del mundo digital. Por ejemplo en el 2018 su sello le entregó Disco de Oro a Augusto Shuster por 4 millones de escuchas sumando todas sus reproducciones en plataformas, eso en cualquier mercado es muy poco o nada, pero le tomaron la foto con el premio en pleno Festival de Viña del Mar para intentar justificar su presencia (que de no ser por lo carilindo ese show no se sostiene) dato que la prensa publicó sin una sola coma de duda. 

Lo más absurdo es que los sellos -en el mundo- están entregando Disco de Oro por un single cuando el propio premio dice otra cosa, y algunos por descargas, a otros por escuchas. 

Así como el sistema cambió y las ventas de ayer no tienen comparación con el consumo actual lo justo es que suban la exigencia porque es mucho fácil descargar un disco que ir hasta la Feria del Disco a preguntar si tienen el casete, que no esté agotado, y poder pagar lo que cuesta. 

29 may. 2019

Primavera Sound 2019, la otra normalidad

@soycarreno
Comenzó la decimonovena edición del festival más grande de Cataluña Primavera Sound y que desde el 2005 se realiza en el Parque del Fórum de Barcelona. Público proveniente de 120 países arribó está semana a la ciudad para mezclar durante los próximos días música en vivo, mar y cerveza, muchas cervezas. Ayer fue la primera jornada gratuita para la comunidad y desde este jueves al sábado actuarán Erykah Badu, Tame Impala, Suede, Interpol, Primal Scream, Neneh Cherry, Rosalía y Miley Cyrus

Últimos días de mayo y Barcelona da la bienvenida a la primavera con uno de los festivales europeos más prestigiosos y concurridos (unos 200.000 mil espectadores por año) evento consolidado al que miles de jóvenes -y los que ya no lo somos- de distintos lugares del mundo llegan para disfrutar de la oferta musical y todo lo que lo rodea, comenzando por estar en una de las ciudades turísticas más atractivas del continente europeo (con su seguridad y libertades). "The new normal" es el lema de este año. 

Una semana de conciertos y actividades como Primavera Pro, feria de musical a la que también asiste una delegación chilena todos los años o los shows Primavera a la Ciutat shows gratuitos en distintos puntos de la comunidad barcelonesa (el domingo actuará Christina Rosenvinge por ejemplo).  Los shows comenzaron el lunes en Sala Apolo como previa y desde el miércoles se da inicio a los shows en el Fórum, una explanada al costado del mar y a unos veinte minutos en metro desde el centro de Barcelona. La jornada de acceso liberado es más breve pero sirve para aclimatarse con lo que sucederá los próximos días, calor de tarde y un tanto de corriente por las noches. 

Big Red Machine @soycarreno
JORNADA 1. Se presentó la australiana Hatchie con un pop etéreo de guitarras susurrantes y algo lánguido (muy a lo Mazzy Star) pero que a medida que avanzó el show fue tomando dinamismo y se volvió más que una grata sorpresa a seguir. Pasando por la electrónica experimental de Meuko! Meuko! ante bastante menos curiosos y la paupérrima propuesta de Cuco, un invento de laboratorio para hipster aburridos en Youtube, después de 50 minutos de desafinación y apatía resultó que cerraron con su tema más reproducido ('Lo que siento') y el público los despidió con vítores. Para el cierre con Big Red Machine (que aúna fuerzas entre The National y Bon Iver) pero algo más somnoliento y frío que sus proyectos originales, la verdad es que esperaba algo más. Pero esto es solo una pincelada de lo que sucederá en las próximas horas. 


@soycarreno
JORNADA 2. Son las 16.00 horas y sube Bridget St. John al escenario del auditorio Rockdelux, la cantautora británica se acompaño de una cellista para interpretar un folk poético y tradicional pero sin quiebres ni emociones, se hizo un tanto agotador. Seguida por Julien Baker que suma dos años girando con su último disco (Turn out the Lights) y lo lleva intensamente en armonías más etéreas y que actualmente acompaña con un violín y ante una sala completa, simplemente abrumador. Mientras en las afueras, en el escenario Primavera, tocaba la sudafricana Alice Phoebe Lou que a simple vista suena como algo exótico y nuevo pero yo no me lo tomaría tan serio. Y más decepcionante Soccer Mommy antecedidos por un buen single (Your Dog) pareciera que están todo el tiempo tocando la misma canción. No así Big Thief que demostraron que el folk sigue siendo un género vibrante y del que se puede seguir esperando sorpresas, todo liderado por la sincera voz de la cantante Adrianne Lenker. 

Una jornada calurosa pero con bastante brisa marina, moverse entre los escenarios resulta sencillo aunque las distancias pueden ser varios minutos de caminata, tanto los accesos a baños y comprar bebestibles o comida están despejados. Ahí algo pude ver de Clairo una semi-estrella de Youtube a la que le faltan años de rodaje, aunque sus seguidores la llevan como una figura consolidada de toda la vida (¡mucha juventud!). 


Christine & the Queens @soycarreno
Muy por el contrario lo de Christine & the Queens es un espectáculo sublime, recupera todo lo bueno de los reyes del pop (Madonna y Michael Jackson) pero le quita todo lo burdo o cualquier connotación sexual que Madonna si vendía siendo a la vez muy provocador y elegante, a lo french touch, con una protagonista que baila tanto como canta. Simplemente formidable lo de Christine. 

Después de lo de la francesa cuesta creer que volveremos a sorprendernos en este festival sin embargo aún quedaba la noche y conciertos por ver. Y no lo digo por Courtney Barnett la Patti Smith de los millennials, es probable que para muchos jóvenes y adolescentes Barnett ha sido su primer acercamiento con una mujer haciendo rock puro y electrificado (y tampoco son muchas todavía) aunque no tiene la fuerza ni el fondo de las grandes. Pasando por Interpol que cumplen con lo asumido pero es un show que estaba interesante para el año 2008, es la tercera vez que me los encuentro y no sabría reconocer las 5 diferencias. 


@soycarreno
Pero había que esperar a una de las mujeres más influyentes en la historia del R&B y soul contemporáneo Erykah Badu. Resulta llamativo que su disco más recordado fue hace 22 años (Baduizm) y la corean jóvenes menores que eso. La diva llega al escenario como un referente y evidencia de que la música soul en un momento tenía instrumentos que sonaban, con una intérprete madura que ha sabido contener lo mejor del pasado y las variantes del presente. Alrededor en la cancha muchas jóvenes vestidas con atuendos y pelos afro como fanáticas de la música y lo que representa. Al escucharla se revela el origen de Beyonce, Alicia Keys y Rihanna pero nos hace reflexionar ¿dónde fue que el soul se volvió un producto tan desabrido y monótono? Lo de Badu fue una fiesta, un ritual y un reencuentro con esas grandes leyendas que ya no nacen (o que entre tanto bluf de Youtube no las estamos viendo). 

Entre otros tocaba la excéntrica FKA Twigs con un espectáculo muy delicado en lo visual y sugerente electrónica, envolvente pero difícil de seguir pasadas las 3 de la madrugada. 


Julia Holter @soycarreno
JORNADA 3. La tarde del viernes se presentaba soleada para recibir la melancolía de Lucy Dacus, la cantautora traduce correctamente al directo sus grabaciones con una voz delicada y profunda ante un centenar de seguidores. Minutos después comenzaba en el Auditori el debut en vivo de María José Llergo nueva cantante flamenco que incorpora electrónica (a propósito del efecto Rosalía) pero incluso con la comparación la joven sale favorecida, es luminosa y cálida, siempre por sobre los adornos. Hace dos años en ese mismo escenario vi a Rosalía y nuevamente tuve la sensación de haber presenciado el comienzo de algo grande. 

Una hora después en el mismo Auditori Julia Holter y su propia versión del post-rock, un cancionero algo abstracto y monótono pero que no deja de ser cautivador. Minutos después comenzaba Liz Phair como una voz viva del sonido alternativo de principios de los años noventa, un rock-pop potente y preciso anclado en su tiempo (ante una audiencia visiblemente mayor al promedio de edad de los asistentes al festival). Muy contrario lo de Carly Rae Jepsen el costado más liviano y juvenil, un concierto sostenido únicamente por el exitoso jingle 'Call me maybe'.  


Suede @soycarreno
Lo de Janelle Monáe resulta demasiado empalagoso y cliché para una voz proveniente del R&B, un soul plastificado y desapasionado. Bastante mejor era reencontrarse con Suede en estado de madurez, Brett Anderson hizo todos los esfuerzos para motivar a los seguidores (otra muestra de la realidad generacional) y aunque la banda ha perdido fulgor resisten como el sonido de una época. Y el factor sorpresa de la jornada se lo llevó Miley Cyrus convertida en la vocalista de una banda de rock, ella lo tiene todo y al fin parece que encontró su momento (más cerca de Gun´N Roses que de Gwen Stefani). Fascinante Miley. 
  
Lo de Low, tan oscuro y sensorial, debió ser para un recinto cerrado porque aunque el público (más adulto de la jornada) escuchó firmemente pero cualquier conversación al paso interrumpía la poderosa sesión. A la misma hora la gran concentración de audiencia la tenía Tame Impala demostrando porque están liderando festivales en ambos lado del Atlántico, rock moderno y bailable de primer nivel. Y minutos después comenzó Robyn la cantante dance lideró una fiesta de pop sofisticado y efectivo, otra demostración de porque Madonna ya puede retirarse. 

JORNADA 4. La última jornada la comencé un rato más tarde, pasadas las seis de la tarde con la japonesa Haru Nemuri un rock-electrónico envasado que de no ser por la personalidad de la cantante no llamaría tanto la atención. Mientras Boy Pablo armaba una verdadera fiesta en pleno atardecer en uno de los escenarios grandes, un indie-pop fresco y dinámico. También en otros escenarios rock más marcado con Frank Carter & The Rattlesnakes y Shellac mientras sonaba Nathy Peluso, una propuesta urbana bien trabajada pero que sufre el mismo problema de los otros exponentes del género, es un sonido limitado.


Rosalía @soycarreno
Pero la mayor espera y convocatoria la tenía Rosalía la catalana regresaba al festival después de dos años en donde pasó del auditorio a uno de los escenarios principales con toda la atención sobre lo que sería su espectáculo. Hace dos años era una intérprete de flamenco y ahora la mayor figura pop de su país. Y la transformación ha sido sorprendente, la evolución no ha dejado fuera el origen y es capaz de combinar la música tradicional, electrónica y los recursos del pop (bailarinas como parte de un espectáculo, no para llenar el escenario como otr@s...). "Diosalía", "reina de España" y tantos "guapa" le gritaban y ella no pudo contener la emoción de triunfar en su tierra. La mejor embajadora de la diversidad y riqueza cultural de su país. 

Y en minutos comenzaba la pionera Neneh Cherry -referente para todas las mujeres que puedan estar haciendo pop urbano- con su personal mezcla de drum´n bass, reggae, trip-hop, dub y hip-hop, sonando siempre como una adelantada. Además de los temas de su último álbum incluyó el clásico noventero 'Seven Seconds' coreado por la audiencia, el sector más adulto entre los asistentes Casi muy bien de no ser porque el DJ tiró típica la trompeta del reggaeton en un par de canciones, imperdonable. 


Jarvis Cocker Introducing Jarvis @soycarreno
En otro escenario comenzaba Jarvis Cocker que no necesita recurrir a los éxitos de su banda para entretener y seducir, un señor (de esos que ya no nacen). Pasando a Primal Scream certificados como una de las mejores bandas de las últimas tres décadas, pop electrificado y bailable. 

Hasta llegar  a James Blake la versión más moderna y elegante del trip-hop y una voz sugerente y espacial que concentra el poder de su encantamiento. Muy al paso Stereolab en otro escenario cerrando con psicoledia como sonaba hace veinte años y la espera del cierre pop con Róisín Murphy con un formato de electrónica, funk y acid-jazz que incluyó algunos éxitos de Moloko y parte de su cancionero solista, bien pero creo que pudo ser mejor. 

Lo que sigue hasta la madrugada son sets de electrónica envasada y DJ´s en vivo mientras aparece el sol y frescor marino. 

Después de cuatro tardes de conciertos y tanta música en vivo dejan las postales en redes y canciones sonando en las playlist, bandas nuevas para agregar y discos a los que darle otra oportunidad. Después del #PrimaveraSound2019 queda la sensación de que el primer cartel paritario estuvo bastante bien en general (aunque con lo del feminismo y paridad se están colando propuestas que no están a nivel como The Mani-Las) pero donde las protagonistas fueron sin duda Rosalía, Christine & the Queens y Miley Cirus, tres voces actuales de la renovación femenina y reinas de sus respectivos mundos. Está claro que Madonna fue única e irrepetible pero también de que ya no la necesitamos. 


@soycarreno