10 ago. 2018

Gonzalo Yañez y cómo es colgarse a una estrella del rock

El año 2001 el sello Warner Music lanzó como prioridad un disco de una nueva banda, desconocida y debutante, situación que llamó la atención a los más desconfiados y escépticos. Pero las inquietudes se resolvieron cuando se supo a través de Radio Carolina que el vocalista era hijo (hijastro) del gerente del sello y los promotores tenían que hacer sonar la banda a toda costa. Uno de los trabajadores de Warner fue despedido porque, según acusó el ejecutivo discográfico, filtró la información a la emisora que reveló el vínculo familiar con el cantante.

Sonaron canciones livianas y olvidadas como 'Lentamente' y 'Fanática de Mí' del grupo No Me Acuerdo primera banda del uruguayo radicado en Chile Gonzalo Yañez. Muchos años después (cinco discos solistas, colaboraciones, participación y mucho lobby) el músico ya es conocido como parte de la escena nacional, aunque siempre de la mano del nombre de su amigo y compadre Jorge González. El ex Prisioneros lo conoció a través del gerente de Warner y cultivó una amistad que lo llevó incluso a ser parte de la última etapa del grupo en la gira del álbum 'Manzana' (2003). Carlos Fonseca mánager de Los Prisioneros contó tiempo después que subieron a Yañez por obligación.

Desde entonces su carrera (que está celebrando 15 años) ha sido una constante de ediciones intrascendentes (publicadas a través de los sellos La Oreja, Feria Music y Plaza Independencia donde su padrastro era el jefe) pero que han gozado de cobertura y oportunidades a través del nombre de Jorge González; Porque colaboró, le dio un consejo u opinó, siempre es el modo de promocionar el disco. El padrastro de Yañez es también mánager de Jorge González y ambos actúan como voceros del músico cada vez que algo sucede, o no.

Hace un par de semanas el ex No Me Acuerdo salió a promocionar su concierto “15 años” en Matucana100 para lo que nuevamente usó el nombre de Jorge González (retirado de los escenarios desde hace dos años) anunciando que estará en la presentación. Y logró promocionar el concierto de esa manera, prensa y algunos fanáticos llegaron por ese único motivo. Y efectivamente el ídolo del rock chileno asistió esa noche aunque sentado el primera fila como parte del público. Una vez más su mánager y amigo se aprovechan de su nombre, amistad y cercanía (algo que la propia familia de González ha acusado). Como amigo no es problema y es un gran esfuerzo -debido a su estado de salud- que asista al concierto a apoyarlo pero hicieron la promoción contando que él estaría, especulando que pudiese volver a tocar.

“Quince años de música” (¿alguien se sabe una canción de Gonzalo Yañez? Quizás alguna de las que compuso para Amango o El Blog de la Feña) pero en realidad colgado de Jorge González y de los poderes discográficos del mánager del músico, nombre de la vieja industria. Yañez es una especie de Negro Piñera millennial, no se explica bien cómo es que está pero siempre aparece, abraza a las periodistas y habla de su música como algo importante sin dejar de repetir que Jorge lo escucha como principal y único argumento (el hermano del Presidente de la República se pasea hablando de su "amigo" Charly García). 

Sin duda que el nombre Jorge González es enorme y mucho de lo que lo rodea es, por lo general, tema de interés pero lo de su mánager y Yañez es de un aprovechamiento vergonzoso, parte del conflicto de intereses que ha dividido a la familia de su representante que los llevó a los golpes durante su despedida de los escenarios el 2017 y que se ha mantenido a través de diferentes conversaciones en la prensa.  

3 ago. 2018

CONCIERTOS / Natalie Merchant, amable y generosa

St John the Evangelist Arts, Oxford
En gira acústica por el Reino Unido la histórica voz de 10,000 Maniacs revisó sus 30 años de canciones como cantautora implacable y coherente. La voz de Natalie Merchant más clásica en un concierto de extrema sencillez, íntimo y abrumador. 

La iglesia de St John the Evangelist Arts en Oxford, a 80 kilómetros de Londres, fue el escenario de cierre para una serie de pequeños conciertos de Natalie Merchant que durante julio presentó en recintos especiales (fábricas y catedrales) del Reino Unido. Acompañada de su guitarrista estable Erik Della Penna la cantante inicia un ritual donde su voz es toda protagonista, con la integridad que la caracteriza. Merchant, conversa sobre las composiciones y no puede evitar la emoción y explota en llanto a solo minutos de comenzar, cada palabra que canta tiene un significado para su voz, transparente e intacta por más de tres décadas.  

El contacto es tan directo (alrededor de 150 personas presentes) que puede ser intimidante, la cantante se traslada por el recinto a pies descalzos, observa, bromea y dialoga con unas niñas que acompañan a sus padres. Mientras va intercalando canciones de su etapa con 10,000 Maniacs y de sus discos en solitario (principalmente 'Tigerlily', 'Ophelia' y 'Motherland') hasta la hermosa 'Maggie Said' de lo mejor que ha grabado en la última década. Todo suena impecable, bajo la acústica y belleza de una iglesia clásica su voz late hasta en los gestos de los asistentes. Una mujer llora en la primera fila y Natalie la acompaña con la mirada, está conectada con todo lo que sucede a su alrededor. Para interpretar 'Carnival' se sumó Katell Keineg con quien grabó en 1999 y la calidez no se pierde, todo muy limpio y sensible. 

En el último tramo del concierto se hace cargo del teclado y su voz es aún más potente, su extensa cabellera gris deja ver la experiencia que tiene como instrumentista, más melancolía en 'River' y luminosidad en 'Wonder' pasando por 'Henry Darger', 'I'm Not Gonna Beg' y la posesiva 'My Skin'. Luego de un bis se despide con 'Kind & Generous' su canción más difundida, como ha dicho anteriormente, que termina cantando en compañía de una de las niñas de la pareja. Un espectáculo de extrema calidez, una interprete fabulosa y en un contexto único donde se pudo experimentar de cerca la amabilidad y generosidad de Natalie Merchant, una de las cantautoras más excepcionales de los últimos 30 años. 

Roberto Carreño, desde Londres

9 jun. 2018

DISCOS / Camila Gallardo, Rosa

Cami, Rosa
(Universal Music)
★★
El disco promesa del pop chileno terminó siendo un compendio de influencias y antojos que no cuadra con las capacidades vocales de la joven cantante, a sus 21 años Camila Gallardo ahora simplemente Cami presenta su debut 'Rosa' tras dos años de trabajo y promoción de singles. Junto al productor argentino Sebastián Krys con amplia experiencia en pop latino y el sello Universal Music la ex The Voice estrena un disco que combina tintes de folclore, balada, pop radial y urbano, no siempre tan bien acoplado. Quien haya visto en vivo a Cami reconoce sus dotes, voz nasal y holgada, pero el repertorio seleccionado a ratos no está a su altura. 'Mas de la Mitad' canción compuesta por Luis Fonsi se desprende como una balada absoluta y toma distancia del resto del álbum, algo que la propia interprete ha intentado aislar en sus entrevistas como un tema menos personal.  Y es el problema de muchos buenos cantantes que insisten con temas propios cuando son mejores interpretes que compositores. 

En el primer corte 'Rosa' con un aroma folclore al borde de lo siútico ("necesito otra flor sin espinas por favor") o el toque blues en 'Pa Callarme Tus Penas' ("puedo ser gasolina en tu llama") muy inferiores a lo que se conocía del disco; La tan radiante 'Abrázame' o 'Un Poco Más de Frío' donde mejor se reconoce su desplante vocal y estilo. Estas dos junto a 'Más de la Mitad' son lo mejor del disco y entre las más destacadas del circuito radial chileno en los últimos años. 

Les sigue 'Toditas Por Ti' un tema luminoso y juvenil, entendiendo este disco como un álbum para adolescentes, pretender otra cosa sería absurdo. El single 'No es Real' junto al español Antonio José es el ejemplo que este es un álbum de radiofórmula y no la obra prima de una cantautora feminista (como exigiría la contingencia) aunque puede ser el inicio para algo importante. Como debut cumple pero por la expectativa 'Rosa' pudo ser un disco exitoso de diez hits y terminó siendo un álbum de cuatro buenos singles.  

CONCIERTOS / Travis y Beth Ditto

Travis, Barcelona 2018
La Inmunidad de Travis

Nadie podría negar a Travis la capacidad de generar hits, canciones cálidas, con textura y estribillos a gran escala. Alguien puede acusarlos de blandos y conservadores en armonías pero el formato les resulta natural, son una banda pop de guitarras sin otras pretensiones. La gira aniversario de los 20 años del disco 'The Man Who' (grabado en el '98 y publicado en 1999) los trajo de vuelta a Barcelona ante unos 1.200 fanáticos en Sala Razzmatazz un día después de finalizado el multitudinario Primavera Sound en la ciudad. Revisaron el disco completo pasando por algunos de sus mejores sencillos 'Driftwood' y 'Why Does It Always Rain on Me?' sin desgaste ni adornos, Travis valora su repertorio y lo justifica con fidelidad, y después del track escondido del álbum 'Blue Flashing Light' comenzó a rodar una máquina de singles (Side, Re-Offender, Closer, Flowers in the Window, Sing) y su famosa versión de 'Baby One More Time'. Todos cantando, todos felices, aunque ahí la principal virtud y el mayor problema de una banda como Travis; En sus conciertos vamos a la segura de que no habrá fallas, son generosos con sus éxitos pero se siente la falta riesgo o alguna sorpresa que nos haga pensar que si volvemos a ver otro show será distinto. Por esta noche, inmunes. 

Beth Ditto, Quiero Verte Más

Beth Ditto, Barcelona 2018
Lo de Beth Ditto (como parte de El Festival que se realizó en Poble Espanyol) está totalmente sostenido en su personalidad y figura,  avasalladora. La ex Gossip es divertida, coqueta, sarcástica y tiene una voz para construir un espectáculo completo. La banda la apoya y funciona pero es imposible perder atención ante la cantante, derrocha actitud, entre Diva y mejor amiga. Incluso está por sobre su repertorio solista más impreciso que los singles de su anterior banda como la poderosa 'Standing in the Way of Control' (con guiño a Nirvana incluido) o 'Love Long Distance' y 'Heavy Cross' que son parte del set. De sus discos en solitario la electropop 'I Wrote The Book' y 'We Could Run' un estribillo que recuerda a la clásica Cyndi Lauper, es una referencia para lo que sucede con Beth Ditto en vivo. También incluye un cover de 'Under The Bridge' de Red Hot Chili Peppers para el coro popular aunque le restó algo de energía a un espectáculo que cada vez tomaba más ritmo, con la sensación de desborde y una protagonista que parecía imparable. Pero el show debía continuar (gran parte del público asistente esperaba al rapero francés OrelSan) y Ditto se retira del escenario tarareando "olé, olé, olé" con la convicción de haber completado su misión. Fascinante, queremos verla más. 

28 may. 2018

Premios Pulsar, lo que no hay

Mon Laferte la gran ganadora 2018
A falta de estímulos y visibilidad las premiaciones son a lo menos un foco de atención para muchos de los nominados, un momento donde se puede fantasear con la idea del glamour que rodea a la música más popular y por una noche sentirse parte de una escena de música chilena a la que le sobran ganas pero le falta mercado. 

Aunque el primer problema de estos premios, al igual que sucedía con los Altazor, es que son organizados por la SCD (Sociedad del Derecho de Autor) lo que evidencia un permanente conflicto de interés a la hora seleccionar nominados y a quienes participan de las votaciones (músicos, periodistas, productores y gente de radio). Como suele ocurrir en un medio tan pequeño es fácil toparse con amigos, enemistades, colaboradores o simplemente criterios parecidos (hay bandas que solo figuran porque son gusto de dos o tres periodistas, de nichos de amigos). 

Aunque la intención puede ser buena (premiar a la actividad musical del último año) se cometen varios pecados; Solo participan las obras o artistas que se postulan por eso varios nombres de trayectoria y éxito no figuran en categorías porque no han llenado un formulario. Y por el contrario la mayoría de quienes si postulan figuran en la categoría "Artista del Año" cuando entendemos que para eso se necesita mucho más que sólo haber publicado un disco. Con esto la restan peso y credibilidad a las nominaciones más importantes y siendo honestos ¿Alguien podría dudar que Mon Laferte no se merece todos los premios? incluso a los que no la nominaron (Artista Rock, Música de Raíz, Artista Balada que este año es una categoría desierta, Mejor Cantautor) y no tiene que ver con gustos, los méritos artísticos, comerciales y su alcance no tiene comparación ni competencia. ¿Qué ese disco lo hicieron en México con plata de una multinacional? Nadie podría decir que es una cantante inventada por la gran industria y muchos discos que se editan en Chile van de independientes pero se financiaron con millones del FONDART (¡independiente es incluso no pedir plata a los gobiernos!). Aún encima, el disco de Mon Laferte producido en México para el mercado internacional suena súper chileno, como su origen en el puerto de Valparaíso. 

Un poco de seriedad y un poco de justicia, resulta dudoso que álbums como el de Fernando Milagros o Paz Court figuren solo en la categoría arte de un disco o videoclip cuando en todos los sentidos tienen más peso que otros del extenso listado de seleccionados (¿les faltó lobby?). En la casilla Álbum del Año aparecen 60 discos y algunos de esos trabajos ni siquiera aparece en el buscador de Google, tendría que exigirse algo más para llenar una postulación. 

Esto de los premios se trata básicamente de marketing, de promoción y algo de ruido para un panorama donde cada quien tiene su propia escena, una tajada de éxito a su manera y condiciones (el metal con los metaleros, las cumbias con las cumbias, los azules con los azules). Y la SCD también quiere la foto premiando a la artista del momento y saldrá en toda la prensa, la sociedad de autores lleva tiempo tratando de mejorar y transparentar su imagen. Plata para está ceremonia y más tienen.  

Según el parecer de quien escribe Mon Laferte se tendría que llevar Artista Pop, Canción del Año, Álbum del Año, Artista del Año (votación del público) y a la canción más tocada en radios. El Artista Rock debería ser para el debut de Lanza Internacional, Mejor Cantautor para Natalia Contesse por 'Diluvio' y Publicación Musical literaria 'LLora Corazón' de Marisol García

No son los Grammy Latinos donde compiten los pesos pesados de la industria (y donde de vez en cuando alguna figura en ascenso consigue entrar en las categoría alternativa) por lo que más conviene es la difusión y promoción en torno las nominaciones y galardones, los premios no influyen en la venta de shows ni en las descargas de discos pero si ayudan a crear cierta "sensación ambiente" algo que los Premios Pulsar no tiene capacidad de ampliar porque es de nichos y no hay mercado en Chile donde exista competencia, rebotan donde mismo. ¿Alguien sabe qué pasó con los grandes ganadores de las anteriores ediciones? Uno se fue a vivir lejos a contemplar el horizonte y otra anunció que se retira. 

Los Pulsar es lo que dura la ceremonia y la foto en el diario el día siguiente, una fachada y un show de simulación, la transmisión es como un eterno programa piloto donde se tiene la esperanza que alguna vez suceda algo. Y eso es lo más triste, lo que realmente pasa con la música chilena no lo vamos a encontrar ahí. 

La nominaciones >>>