Festivales, ópera y el precio justo


El festival Coachella 2019 lo lideran Tame Impala y Ariana Grande, el Lollapalooza Chile Kendrick Lamar y Arctic Monkeys mientras en el Primavera Sound de Barcelona sobresalen J Balvin y Solange. Aunque antes de criticar los mayores de 35 deberíamos asumir que este tipo de eventos no están pensando para nosotros y que las corrientes musicales que envuelven los grandes festivales actuales son de una generación más instantánea y diversa (¿dispersa?) que las que nos tocó. Y si, todo esto es culpa del rap de laboratorio (alías Timbaland) que tomó el control de la música pop y de paso le puso el bli-bling a los primeros reguetoneros, semillero del "urbano" y el trap (básicamente Youtubers haciendo música) tan sugerido por ahora. Pero no nos engañemos siempre la industria sobrepone figuras y sonidos que conquistan las listas -manejadas ahora por Spotify- y que la prensa tan bien repite. Modas que no impiden a los Rolling Stone y al ex Beatles seguir haciendo estadios o a los correctos Ed Sheeran y Taylor Swift facturar más que nadie (habrá que ver en unos años cómo resisten). "Los directos siempre han sido mi fuerte, así que no hay problema en ganarse la vida con los conciertos. Pero veo que ahora se subastan las mejores entradas, puro capitalismo. Puede que terminemos como la ópera, un capricho para los muy ricos" advertía en el 2010 la cantautora Natalie Merchant. Y el último año en conciertos de The Pretenders, Tori Amos, Rufus Wainwright, k.d lang y la propia Merchant he visto un promedio de edad entre los asistentes -me atrevo a suponer- de unos 50 años incluyendo el espectacular show de David Byrne en el festival Crüilla de Barcelona que parecía no había nadie menor de 40 años a la redonda. Entramos -tengo 38- en una generación etaria (nostálgica y estilística) que opta por conciertos íntimos, cómodos y personalizados en teatros, parecido a la ópera como decía la ex 10,000 Maniacs. Aunque cuando el cartel lo lidera The Cure, Pearl Jam o Radiohead podemos coexistir varias generaciones en la misma cancha, la diferencia es que si los festivales nos ofrecen Kendrick Lamar o Tame Impala faltan razones para convencernos, partiendo que no valen lo mismo que los clásicos y por lo que se está cobrando. 

* NOS Alive en Lisboa (11, 12 y 13 de Julio) probablemente el mejor line-up 2019

2009-2019 La música chilena hace 10 Años



Han pasado 10 años de '1977' la canción que cambió la historia de Ana Tijoux, una autobiografía que recomendaron las principales publicaciones norteamericanas y obtuvo Disco de Oro en Italia, el momento más internacional del hip-hop chileno. También Tijoux colaboró en 'Colour' de Latin Bitman trabajo que desprendió 'Help Me' junto a Francisca Valenzuela cantante en plena proyección. Mientras, una de sus antecesoras Nicole lanzaba 'Hoy' una de sus mejores canciones originales y entre las más tocadas en los próximos años en Chile después que la usaran para una telenovela. Un generacional a la solista Andrés de León regresó al disco con 'Quiero Tener Fe' consiguiendo ubicar cuatro temas en las radios de baladas (Ahora Qué, Sigues Siendo Tú, Si me Amaras, Quiero Tener fe) aunque hay algo que no termina de convencer en su carrera, a pesar de su calidad vocal y apropiado repertorio. Situación similar a lo que sucede con el ex Rojo Mario Guerrero con 'Te Amaré' una de las más tocadas del año pero que no consigue destacar fuera de su target. En paralelo a que a través de la Radio Uno comenzaron a sonar los debuts de Pedro Piedra (Inteligencia Dormida) y Camila Moreno (Millones) que se enmarcó como una generación de cantautores emergentes junto a lanzamientos de Chinoy, Nano Stern, Javier Barría y Fernando Milagros. Una escena que tuvo su primer encuentro con el público masivo durante la segunda edición de La Cumbre del Rock Chileno en Club Hípico donde se reunieron en un bloque "folk" Gepe, Manuel García, Stern y Chinoy. En el mismo festival tocaron Teleradio Donoso que se disolverían tras lanzar su segundo disco y la internacional separación de Kudai en México, dando fin a uno de los proyectos más exitosos del pop chileno de la década. También desde territorio azteca reaparecía Koko (ex Glup!) con el disco solista 'Valiente' que alguien definió como masticable y desechable, aunque seguramente pudo conseguir más. Mientras que los populares Chancho en Piedra fracasaban en el desafío de evolucionar con su noveno álbum 'Combo Show'. Quienes tuvieron su mejor año fue el grupo La Noche tras su debut en el Festival de Viña del Mar, la música tropical chilena sumaba nuevos clásicos con Chico Trujillo y Américo, protagonistas de los próximos años (Escucha Playlist Spotify).  

* Información extraída de Esperando Nada 1990-2010 (20 años de Música Popular Chilena) de Roberto Carreño. 

1999-2019 La música chilena hace 20 años



En 1999 Douglas, Joe Vasconcellos, Gondwana y la música sound dominaba las listas chilenas. Se vendieron 6.600.000 discos de los cuales un 41% de las copias fueron casetes y solo el 16% correspondía a producción nacional. Fue un año concentrado en la elección presidencial entre el socialista Ricardo Lagos versus el derechista Joaquín Lavín y la cobertura al proceso de Pinochet en Londres, la sociedad chilena más dividida descascarando su historia. En ese contexto el grupo rap La Pozze Latina se introduce al soul y consigue su mayor clásico 'Chica Eléctrica' un oda a la sensualidad femenina y el grupo adolescente Supernova debutaban entre en las más sonadas y abucheadas del pop nacional ('Maldito Amor'). Al mismo tiempo el cantante Douglas se consolidaba con 'Sigo Romántico' sumando 140 mil copias vendidas de sus dos primeros discos, una nueva versión del bolero popular que tapizó las radios nacionales. Por su lado Joe Vasconcellos sorprendía con 'Vivo' versión en directo de sus más importantes canciones cuyo impacto comercial superó todo pronóstico (150 mil copias oficiales) en plena polución de la piratería en las veredas. También el golpe del disco 'Aerolíneas' de Makiza recibiendo elogios y enfrentando la censura por su refinada canción protesta en lo que se conoce como uno de los mejores discos del rap chileno ('La Rosa de los Vientos', 'En Paro'). Desde la escena independiente 'Mujer Elefante' de Cristián Fiebre en el rock y Muza 'Dream Electrónico' en el dream-pop buscando nuevos sonidos en la música local. Además debutaron Mecánica Popular, Saiko, De Saloon, DJ Méndez y Glup! junto a publicitados discos de Los Tres 'La Sangre en el Cuerpo' y Jorge González 'Mi Destino (Confesiones de una Estrella del Rock)'. Caso aparte René de la Vega como causa y efecto ('Chica Rica'). Un año donde nació Napster como el principio de un nuevo modelo para el consumo de la música. Los sellos aún podían vender discos pero los artistas nacionales estaban aprendiendo a vender tickets, el negocio iba a cambiar. (Escucha playlist Spotify).

* Información extraída de Esperando Nada 1990-2010 (20 años de Música Popular Chilena) de Roberto Carreño