17 mar. 2019

El púber disco debut de Nicole cumple 30 años

Era 1989 aún con Pinochet al mando y una niña de 12 años lanzaba su primer disco bajo el nombre de Nicole como una promesa juvenil de la Transición chilena. Y treinta años después ese primer disco 'Tal Vez Me Estoy Enamorando' sigue siendo uno de los mejores antecedentes del pop femenino que se produciría en el Chile más reciente.

La producción musical de Juan Carlos Duque productor del primer disco de Myriam Hernández y el trabajo ejecutivo del comediante Checho Hirane y Claudio Riquelme (primer mánager de la carrera de la voz de 'El Hombre que Yo Amo'). Los productores tenían la idea de lanzar una solista local al estilo juvenil de Tiffany y comenzaron un casting al que llegó la pequeña Denisse Laval (recomendada por Sergio Sauvalle de Los Huasos Quincheros que la escuchó a través de una tía) niña que tenía una experiencia televisiva en el Clan Infantil del programa Sábado Gigante y dos años antes había ganado un concurso de canciones en el Festival de la Una

Se tomaron decisiones como elegir un nombre artístico para evitar la comparación como "la Denisse chica" con la cantante de Aguaturbia (grupo psicodélico de los años '60) y Nicole había sido una opción de su mamá antes de inscribirla. Además la primera norma para la adolescente sería no descuidar sus estudios (Saint Gabriel School) y siempre acompañada de sus padres. 

El disco 'Tal Vez me Estoy Enamorando' (Musicavisión) debutó en octubre del '89 con el sencillo del mismo nombre en el estelar 'Una Vez Más' de Don Raúl Matas. El disco tomó temáticas como el amor más ingenuo y pueril "Esta noche tú no podrás venir pues papá no me autorizó, dijo que no tenía yo la edad para pensar en el amor" en 'Mi Primer Amor' o la ecología "¿Acaso es esto lo que nos quieren dejar? un mundo que no puedo respirar" en 'Dejen un Lugar' compuestas por el productor del disco. El single y primer clásico de Nicole 'Tal vez me Estoy Enamorando' tiene una notable confección electro-pop, como antes Duque imprimió en 'Quiero Saber' de Myriam Hernández grabada un año antes. 


Entre las más interesantes del disco 'Bicicletas' escrita por Álvaro Scaramelli "mi vida es una bicicleta que gira con dos ruedas sin saber lo que le espera, mis padres son una de las ruedas la otra soy yo misma pero aún no se dan cuenta" el testimonio de una niña camino a la adolescencia. Varios años después la cantautora Javiera Mena haría un cover de 'Bicicletas' en sus conciertos, generacionalmente Nicole es un antecedente para muchas niñas que harían música en el futuro (Supernova, Francisca Valenzuela, Paz Court) aunque mencionen más a Violeta Parra las cantantes post-90 tienen más de Myriam Hernández y Nicole que lo que suelen reconocer. 

Y el relato de la adolescente tiene plena coherencia "Yo no sé cómo hacer que él se fije en mí, que él quiera mirarme. Soy, para él solo soy una amiga más, solo una entre tantas" en 'Qué Hacer para conquistarlo' como una continuidad del primer sencillo o la más reveladora 'Qué esta pasando en Mí' de una niña de 12 años que no entiende los cambios en su interior. También aparece la primera composición de Juan Andrés Ossandón en un disco 'Mi Fantasía Eres Tú' que desde el '90 se convertirá en uno de los autores más exitosos de su generación. 


La última parte del disco habla de 'Los Amigos de Verano' ("que durante el año nuevamente no he podido ver"), la separación de unos padres "pensabas que yo dormía y no sabías que detrás mi puerta te escuchaba, mientras mamá lloraba tú decías tú decías que te marchabas" ('Detrás de mi Puerta') con total credibilidad en la intérprete aunque no haya sido su caso en la vida real. Nicole logró un trabajo de conexión con los autores (un álbum que ya hubiesen querido María José Quintanilla o Christell) donde todos los detalles están bien pensados pero lo más importante es que encontraron la voz precisa para ese concepto. Cierra el disco 'Príncipe Azul' ("no sé si existirás, si me ves mándame dame una señal" ) una balada dedicada a un amor imaginario, canción mejor trabajada pudo ser un clásico de su tiempo. 


En pleno retorno a la democracia la joven solista obtuvo Disco de Oro (más de 15 mil copias) y los premios APES (Asociación de Periodistas de Espectáculos) y Laurel de Oro del diario La Cuarta como Artista Revelación. Durante dos años se mantuvo cantando en programas de televisión y eventos regionales, incluso abrió un concierto de Los Prisioneros en los tiempos de 'Corazones'. Luego se retiró de los escenarios para concentrarse a su enseñanza media en el colegio, aunque como sabemos su historia musical no terminó ahí. 

La cantante, de actuales 42 años, ha anunciado recientemente que lanzará un DVD y un álbum doble '30 Años' dedicada a su historia. 


Puedes escuchar el disco Tal Vez Me Estoy Enamorando aquí. 

3 mar. 2019

Melissa Etherdige, causa y efecto

Foto Roberto Carreño.
Celebrando los veinticinco años de su álbum más popular 'Yes I Am' la cantautora norteamericana se presentó por primera vez en Luxemburgo ante un público entusiasta y predominantemente femenino convocados para aplaudir a una de las grandes voces del rock & roll contemporáneo. 

Fines de los '80 y Melissa Etheridge irrumpía en el rock americano como una respetable discípula de Bruce Springsteen, carrera ascendente hasta que en 1992 asumió su lesbianismo (meses antes lo había hecho la canadiense k.d lang) y las ventas para su cuarto álbum 'Yes I Am' lanzado en 1993 superaron toda intensión de censura con 6 millones de copias vendidas. Y aunque su declaración no sorprendía para su tiempo fue un gesto importante en muchas lesbianas que se sentían fuera de la opinión pública. 

Veintiséis años después y la cantante, de 57 años, sigue siendo un referente de causas LGTBI pero también una de las mejores exponentes del rock-americano vigente, potencia y carisma poco común en un género donde a las mujeres siempre se les ha exigido más. Etheridge además de ser una enérgica cantante es valorada por sus cualidades como guitarrista, una patente formación blusera que ha sido influencia directa para voces como la fabulosa Beth Hart. Acompañada de tres sesionistas la artista es siempre la dueña del evento, su voz áspera y desgarrada se mantiene saludable, ríe y saluda a un grupo de fans que la sigue a lo largo del tour europeo. En casi una treintena de temas revisa casi por completo su disco más vendido y otras canciones como las coreadas 'I Want to Come Over' y 'Like the Way I Do' de las más concretas de su repertorio, y aunque el set-list a ratos parece algo reiterativo va ganando intensidad a medida que avanza.  

Salir del armario en los '90 pudo ser una buena estrategia, la música de Etheridge tomó otro sentido y una etiqueta que muchos comprometieron como una causa de representatividad, algunas de esas mujeres que coparon la sala de Luxemburgo el pasado lunes. Melissa Etheridge también debió asumir costos de la homofobia y prejuicios de otros tiempos, activismo y un valor contracultural que no les resta para nada calidez y calidad a su música, por el contrario la sitúa como un referente en el rock más popular y símbolo de una comunidad rechazada (hoy un tanto menos que en 1992). La misma convicción que la define en su madurez, como una gran voz en toda una causa y sus conclusiones. 


MELISSA ETHERIDGE
Den Atelier, Luxemburgo
Asistencia 1.200 personas (SOLD OUT)

21 feb. 2019

Fondos de la Música y los Fondodependientes II


Cada año me llegan correos de solicitudes de firmas para proyectos FONDOS DE LA MÚSICA que buscan el financiamiento a los que me niego a firmar porque no lo comparto. Para mi no tienen sentido que el Estado financie discos sino hay lugares ni condiciones mínimas para poder mostrarlo. 

Los fondos concursables se crearon en plena Transición y se han mantenido -aunque con correcciones- como una vía de apoyo estatal para distintas manifestaciones culturales como la música pero tengo una discusión constante con conocidos ¿debe el Estado hacerse cargo de financiar el álbum pop de un artista que tiene fines comerciales y rédito?

Nombres como Gepe, Camila Moreno o Ana Tijoux han obtenido este tipo de financiamiento estatal para grabar discos y por supuesto que hay un contenido cultural que el Estado debe proteger y potenciar pero en los casos de figuras que ya generan ingresos considerables (derechos de autor, conciertos, apoyos de marcas) ¿por qué el Estado financia la grabación y producción de discos que luego se comercializan de la misma manera que los auto-financiados o producidos por grandes sellos? o giras al extranjero a través del Fondo Ventanilla Abierta en las que se cobra o generan ingresos por entradas (aunque no siempre se gana porque entiendo que nadie debería estar tocando gratis). Y si, aunque están en categorías diferentes son los mismos recursos a los que podrían acceder una Orquesta Juvenil de Provincia para viajar a tocar a Alemania en un intercambio sin ningún fin lucrativo posible. 

También conozco algunos artistas que viajan, hacen conciertos y financian por las suyas, sin tener que pedir Fondo de la Música. Que los hay, los hay. Pero suena poético decir que somos independientes, en algunos casos hasta con aires de valentía y superioridad, aunque la mayor inversión venga de los fondos del Estado entregados por el Gobierno de turno. Podríamos conversar sobre el tipo de cultura que cada gobierno elige promover. 

Pero esos recursos también podrían ser asignados a músicos que realmente están intentando hacer música sin medios y desde la nada, o un registro de música tradicional de carácter patrimonial y no con el objetivo de sonar en la Radio Disney (y si, es otra categoría pero todos del mismo monto). Curiosamente la música que está surgiendo del underground (hip-hop, trap, urbanos) a través de Youtube no tiene relación con los Fondos de Cultura y sociedades que se pasean por el mundo en nombre de la "música independiente chilena". 

La Asociación Gremial Industria Musical Independiente de Chile consigue varios aportes incluyendo los Fondos

Pero no es culpa de quienes postulan a los Fondos de Cultura, el problema lo tiene el Fondo en su fondo. Financiar o apoyar la creación, ejecución o realización de proyectos artísticos que entreguen contenido a la comunidad, que son un aporte al archivo histórico o al rescate de historias y circuitos ¿o es que es la manera más simple en como el Estado se sacude de reclamos ante la falta de apoyo a los artistas aunque sea con un mínimo de recursos? (23.500.000 para el 2019). Porque puede ser que con este tipo de financiamiento se estén solventando algunos egos artísticos y malcriando una burbuja cultural. 

Hay jóvenes que están haciendo lo suyo a su manera y les funciona sin burocracias ni intermediarios, quizás el Estado tiene que averiguar cómo se les están pasando talentos por el lado y trabajadores más activos en el CNCA, la cultura no solo se se basa en llenar formularios y repartir recursos entre los postulantes. Si el Gobierno quiere hacerse parte puede desempeñar otras vías de participación, como el acceso a plataformas (salas de ensayo, recintos para tocar) o una comunicación directa con los artistas que puedan requerir un apoyo específico. Aunque cuidado con los conflictos de interés que siempre se deben considerar en política (recordemos).  

Pero por ahora la única conexión es un enorme formulario diseñado para expertos en gestión cultural que conocen cómo justificar la inversión y cobran su tajada por "armar el proyecto" generando un círculo vicioso donde se premia la redacción y los supuestos alcances que tendría y no necesariamente se asigna al valor de su entorno ni el aporte en su contexto sino más bien es un asunto de items bien resueltos. Y también hay quienes han hecho de los Fondos una subvención ¿cómo es posible que un sello se asigne varios millones de peso al año para desarrollo de catálogo sino lanza nuevos discos? o ciertamente, un desarrollo que no crece.  

El sello Mundovivo ha ganado en varias ocasiones el Fondo 

Desgraciadamente no hay una evaluación más profunda y solo se habla de presupuestos y asignaciones, no hay un seguimiento ni un debate sobre cuál es el limite de la continuidad de apoyo a ciertas firmas y de qué manera está música está llegando a la ciudadanía, si es que a alguien además del (los) interesado (s) le (s) importa. 

En lo personal la última vez que firmé un proyecto hace unos años al sello de jazz Discos Pendiente pero que luego de obtener el fondo no me contactaron para hacer el trabajo acordado ni menos pagar el monto asignado (por el que obtuvieron 20 millones de pesos). Me di cuenta que la firma significa bastante más que un presupuesto y que cuando no estás de acuerdo con el modelo de participación hay que ser consecuente y no involucrarse en apoyar proyectos por buenos, malos, modestos o prometedores, sino porque realmente están cumpliendo con lo que dicen ser y son. 


Anteriormente >>>

Links