28 jun. 2019

La falta de Milagro

Han pasado ocho años desde 'San Sebastián' (QSC) el tercer y más recomendado trabajo de Fernando Milagros que entusiasmó a la crítica local y medios extranjeros que lo destacaban como un artista con cualidades propias para el pop-rock latinoamericano y un single como 'Piedra Angular' sonando bastante en las radios. Pero salieron otros dos discos, los años, nuevos singles y nada cambió. 

Su tema más nuevo 'Serpiente' (producción habitual de Cristian Heyne) ratifica su ánimo para seguir haciendo canciones aunque -definitivamente- está por debajo de la convicción que mostraba en sus más escuchados sencillos ('Reina Japonesa' o 'Puzzle') habituales en la programación de varias radios y entre sus mejores reproducciones en Spotify

En el 2012 hizo uno de los mejores shows de La Cumbre del Rock Chileno "la nueva generación" en el Parque Cerrillos pero no pasó mucho con el público, no conectó. Y sus conciertos siguen siendo en recintos pequeños, estuvo en Lollapalooza Chile con poquita audiencia y el entusiasmo ha decantado. Oportunidades no le han faltado. 

Milagros emergió hace poco más de una década a la par de otros cantautores como Gepe y Manuel García todos distintos pero que crecieron enormemente en números y marca con similar presencia radial y páginas impresas. Incluso a Fernando Milagros le ha favorecido que -al igual que el argentino Kevin Johansen- es gusto de periodistas y las revistas femeninas lo perfilaron como músico "mino" atención que ya hubiesen querido baladistas como Mario Guerrero o Andrés de León

Se podría culpar a los últimos discos, 'Nuevo Sol' más liviano y 'Milagros' demasiado intenso, pero aquí hay un asunto más profundo que tiene que ver con la empatía. Puedes tener los recursos, el mejor productor, sello influyente, la mejor prensa y buenas canciones pero sin un grado de cercanía con los que escuchan lo necesario no se produce. Su puesta en vivo es fría, en entrevistas es parco y el personaje de músico complejo funciona solo para los genios que no es el caso, en lo absoluto. Para genialidades de un músico inquietante e incomprendido mejor escuchar a Cristian Fiebre

Pero la falta de empatía en la música actual no es excepción de Milagros solo que otros de sus colegas lo han suplido agregando banderas de ciertas causas contingentes (LGTBI, feminismo) y eso tiene público fijo, vende. Milagros necesita urgente un relato o de un milagro antes que nada más pase o deje de pasar.