2 jul. 2015

Radio Uno, olor a gas

En siete años al aire Radio Uno se transformó en una verdadera alternativa del dial FM,  un caso aislado con una programación exclusiva de música chilena mezclando canciones y artistas que a excepción de su nacionalidad poco tienen en común.  Pero pese a la compleja combinación de estilos la 97.1 logró defender su concepto con música local y consolidar una masa de auditores interesados y comprometidos. Sin embargo la búsqueda editorial y la falta de argumentos comerciales terminaron por poner al aire programas de imitaciones, humor y fútbol, cualquier cosa para poder solventar esto de la "solo música chilena". 

En sus inicios la radio presentó una cuidada selección de canciones nacionales que atravesaron los distintos matices sonoros -y políticos- de los últimos 50 años, de Quilapayún a Los Red Juniors, de Cecilia a Ana Tijoux. Pero con el desarrollo y éxito de audiencia la emisora comenzó a sufrir transformaciones, algunas más notorias como el descarte de algunos estilos (balada, rap, punk, electrónica, reggae) a cambio de potenciar la cumbia, la cantautoría y los clásicos de la Nueva Canción Chilena. Menos Alberto Plaza y más Nano Stern, más Silvestre menos Los Ángeles Negros. Para muchos escuchar la radio por más de 15 minutos se volvió un desafío. 

Y vendría la ley del 20% aprobada este año donde la radio no se vio intervenida pero si pierde peso y su misión -de difundir música chilena- vale menos. La idea es que la Uno fuera un centro de contenidos para la música hecha en Chile y de paso podría influenciar a otras emisoras (como pasó con Manuel García) pero nunca se la tomaron muy en serio,  era el bicho raro del dial y del que todos suponían su tiempo de vida sería limitado.  El fin de sus programas es solo parte de un próximo final, como antes parte de su equipo había sido combinado en otras radios del consorcio Iberoamericana, este es el lento finiquito de un proyecto que nació como una gran idea pero que termina como otro intento fallido de esa tan diversa y siempre prometedora música chilena.