12 jul. 2012

Cartas a la SCD; Sacar la Voz


La SCD, Sociedad del Derecho de Autor, enfrenta una discusión pública por parte de destacados socios. A renuncias de Beto Cuevas  hace algunos años y la reciente salida Gondwana de la organización se suma las cartas de Roberto Márquez de Illapu y el  ex presidente de la institución y cantautor Fernando Ubiergo

"La nuestra, es una sociedad que no es del todo nuestra, ella es mas bien de quienes la administran, son ellos quienes toman las decisiones mas importantes y quienes se han asignado los sueldos, indemnizaciones a todo evento, regalías, etc…esto con la venia de algunos consejeros" dice Roberto Márquez, líder de Illapu. Y llama a la participación de sus pares "tengamos una actitud más crítica y creativa, podemos lograr los cambios que necesitamos, para hacer que la SCD sea realmente nuestra, una sociedad sin fines de lucro". 

Mientras Fernando Ubiergo pide aclarar su polémica salida del directorio (2004-2009) debido a "la instalación, aún no reconocida, de un programa ilegal, o pirata, en el computador asignado al Presidente del Consejo –por parte del departamento informático SCD– y también por no haber sancionado al, o los funcionarios comprometidos" lo que significó su renuncia al cargo, así como un segundo sofware (LOGMEIN) de acceso a distancia al equipo usado por el representante (Carta). 

A la vez se publicó el Blog Músic@s Indignad@s para debatir sobre "como se administran los recursos que generan nuestras obras musicales". Se trata de los millonarios ingresos de derechos de autor que son recaudados por una entidad que aunque ha transparentado recursos (Buenas Prácticas de Transpariencias) todavía deja dudas a varios de sus socios y hoy aparecen voces disidentes en público sobre algunos movimientos de la administración. 

La SCD (autónoma y legal desde 1992) como entidad encargada de recaudar y distribuir ingresos considerados como Derechos de Autor, que se cobran a medios de comunicación (radio, televisión), locales (comerciales, gastronómicos, nocturnos, supermercados), medios de transporte (aeropuertos, estaciones de buses y locomoción colectiva), hoteles, cines, salas de juegos y deportivos, eventos, fiestas y espectáculos, medios online, ventas de CD´s y digitales. 

Los conciertos en vivo, canales de TV y radios están obligados a entregar su plantilla de ejecución respecto a la música que utilizan (canción, autor) y así se certifica el ingreso a los autores, pero no ocurre lo mismo con  la recaudación del resto de plataformas por lo que esa distribución sigue estando en una nube de dudas que algunos socios están planteando en reuniones y documentos, pese a los informes y rendiciones que SCD anuncia y publica en su web oficial, que como corporación de derecho privado no rinde al SII. 

De los siete mil socios afiliados solo 3 mil son socios activos, osea que "reciben plata de manera más constante" dijo Alejandro Guarello, Presidente de la SCD desde el 2009, a El Mercurio

Según la carta de Roberto Márquez la comisión revisora informó del despido de tres funcionarios que adjunto a la indemnización recibieron $12 millones adicionales por su "buen desempeño" asignados por el Consejo, argumento cuestionado en el texto. 

El Consejo está integrado actualmente por Alejandro Guarello, Cecilia Echeñique, Mario Rojas, Valentín Trujillo, Carlos Corales, René Calderón, Juan Andrés Ossandón, Gloria Simontti (Simonetti y Ossandón desconocen las asignaciones ya que son consejeros nuevos) y un cupo pendiente tras la reciente renuncia de la cantante Paz Court (carta).

En enero 2012 una carta enviada por los socios, activos en asamblea, al Presidente y Consejo  SCD expresando preocupación tras haber presentado inquietudes en junio 2011 sin respuesta del directorio, solicitando de paso, cambios en las comunicaciones institucionales. Un documento acordado por Amaro Labra (Sol y Lluvia), Jorge Coulón (Inti Illimani), Roberto Márquez (Illapu) entre otros, y que contó con la adhesión de Joan Jara (representante de obras de Víctor Jara), Álvaro Henríquez (Los Tres), Isabel Parra (representante de los derechos de Violeta Parra), Leonardo Corvalán y Pablo Ilabaca (Chancho en Piedra), Juan Francisco Ayala (Juana Fe) y Nelson Schwenke (Schwenke & Nilo) recientemente fallecido . 

No deja de ser interesante que el debate, siempre necesario, venga de voceros relevantes y reconocidos de la música nacional, que con carrera y repertorio han sido grandes generadores de derechos. Una discusión válida cuando se busca mayor transparencia y mejorar la comunicación entre defensores y defendidos. 


              
VER: Dónde hay Música (2008)
           El trato injusto, el precio justo (2008)
           Un Sofware para Platón (2009)
           No a la Ley del 20% (2010)
           Ley de Fomento de la Música Nacional (2010)
           El valor del Altazor (2011)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario