28 abr. 2012

Esa música que viene de Chile, tantas canciones buenas



Para algunos de pronto Chile se convirtió en nicho de interesantes bandas que refrescan la escena de pop latinoamericana. Por primera vez en su historia un movimiento de grupos y solistas nacionales sale al exterior cautivando la atención de blogs, periodistas y activos interesados. La promoción a través de internet, el trabajo colectivo y el apoyo de financiamiento estatal son algunas de las claves que impulsan una brillante temporada de música chilena. 

No son muchos los músicos chilenos que realmente triunfaron en otros mercados; La historia avala a Lucho Gatica, Los Ángeles Negros, Myriam Hernández y La Ley como algunas excepciones, pero en los últimos años también minuciosamente surgieron una camada de bandas autogestionadas que generaron una pequeña escena capitalina a través de Myspace y encuentros de música definida como "indie". Y con ejemplos recientes de independencia (Pánico y Congelador en los 90's) aparecieron nombres como Javiera Mena y Gepe (ambos apoyados por el blog especializado Super45) como protagonistas de un nuevo género de pop, folclore, electrónica, y melancolía. 

Y aunque los rankings de radios y ventas siguen concentrados en discos internacionales de balada y algunas novedades bailables de cumbia chilena como La Noche (el mayor fenómeno tropical de los últimos años en el país) también la escena "indie" (una definición más estética que discográfica pues ya casi no existen los sellos) logró captar la atención de la prensa (principalmente escrita) y capitalizar un importante público abriendo sus posibilidades de desarrollo como proyecto artístico y rentabilidad dentro de un pequeño mercado conservador (aún la radio y el CD son importantes), limitado (Chile es un país pequeño con distancias enormes) y que tiende a menospreciar lo local (una herencia de nuestra no-cultura y la falta de identidad).

En los últimos 5 años se han publicado un promedio de 200 discos anuales, de pop, cumbia, rock, folk, metal, rap, electrónica, cueca, balada y otros tantos estilos y géneros. Una oferta que es difícil identificar del todo y que por lo general resulta desconocida por la culpa del prejuicio y desinterés generalizado, sumado a la indiferencia de un medio tan masivo como la televisión. Por eso resulta más importante aún el mérito de quienes han podido romper ese hielo mediático y conseguir traspasar su circulo intimo para convertirse en una grupo o solista con "proyección". 

Los sellos multinacionales presentes en Chile (Universal, SonyBmg, Warner, EMI) perdieron influencia pero siguen teniendo la prioridad en radios gracias a su catalogo, mientras las etiquetas locales independientes (QuemaSuCabeza, Algo Records, Sello Cazador, Discos Rio Bueno, Michitarex) mejoraron gestión (distribución, promoción, producción de conciertos) y son fuente de contenido en el actual panorama. Y la aparición de Radio Uno, de solo música chilena, hace 4 años también benefició el auspicioso proceso de rock y pop nacional, dividido principalmente en dos géneros; Cantautores (trova, folk, canción de autor) y cumbia rock (tropical, pachanga). 

La separación de Los Tres (la banda más influyente del rock chileno en la década noventa) y el regreso/y disolución de Los Prisioneros (el grupo más popular del rock chileno) marcaron la última década donde se pudieron apreciar fenómenos masivos como Joe Vasconcellos, Gondwana, el éxito del programa 'Rojo', los resultados en México de Kudai, la revelación de La Noche, el estallido de Chico Trujillo y el acierto de Américo. Aunque la mejor historia de los últimos 10 años la describen Los Bunkers demostrando evolución y consecuencia con popularidad en ascenso en Chile y México, escoltados de cerca por el cantautor Manuel García

También se recuperaron éxitos de la década '90 (cuando había sellos invirtiendo, radios influyentes y apoyo de la televisión) con  peak de popularidad en los casos de Lucybell y Chancho en Piedra, así como mejores momentos de punk rock con Los Miserables y Fiskales Ad Hok, el pop rock de De Saloon, punk pop de Los EX, los Tiro de Gracia y Los Tetas en hip-hop y funk, y las cantantes pop Javiera & Los Imposibles y Nicole. Una generación que concentró fuerzas en La Cumbre del Rock Chileno del Estadio Nacional del 2007 y Club Hipico del 2009, el mayor encuentro de música chilena pago que se ha hecho en el país con más de 40 mil personas.  

En la balada Myriam Hernández se mantiene como su mayor exponente en Chile y el exterior por más de 20 años, aunque también surgieron dos nuevos nombres; El trío Natalino (herederos de la canción italiana) y el cantante Mario Guerrero (ganador del programa de televisión Rojo, Fama contra Fama) junto al renacer de Andrés de León tras varios años residiendo fuera del país. 

También la electrónica de chilenos en Europa; Ricardo Villalobos, Luciano, Matias Aguayo y otros hijos del exilio que son protagonistas en los mejores eventos de música bailable del viejo continente. Y lo que sucede en Norteamérica con Bitman (ex Bitman y Roban) y su mutación de pop, electrónica y hip-hop. 

Y así como Matías Bize (En la Cama, La Vida de los Peces) y Sebastián Lelio (La Sagrada Familia, Navidad) son los directores que renovaron el cine chileno, Javiera Mena ('Esquemas Juveniles' del 2006 y 'Mena' del 2010) y Gepe ('Gepinto' del 2005, 'Hungría' del 2007 y 'Audiovisión' del 2010) marcaron el nuevo rumbo de la música local con estupendos discos que combinan nostalgia y el pop actual. 

Una generación que se ha visto favorecida por el posicionamiento de al menos 7 salas de conciertos (para 200 y 300 personas) en la capital y teatros de mayor capacidad (para 1.000 y 4 mil personas). La difusión en radios (Radio Uno, Cooperativa, Zero, Horizonte, Duna, Paula FM, Play FM), revistas (Extravaganza, Ipop, Rockaxis y la desaparecida Rolling Stone), diarios, blogs y redes sociales. 


Ana Tijoux, ex integrante del grupo de rap Makiza (1997-2006) ya ha lanzado 3 discos en solitario con plena actividad internacional, hip-hop de autor que le valió una nominación a los premios Grammy. Y la cantautora Francisca Valenzuela que tras el lanzamiento de su primer sencillo independiente logró el apoyo radial para convertirse en la mejor promesa del pop rock chileno con solo 19 años, actualmente (de 24) presenta en México, Estados Unidos y España su segundo disco 'Buen Soldado'.

El dúo Dënver, que junto a Gepe y Javiera Mena, lanzaron un excelente disco con la producción de Cristian Heyne y cultivan seguidores en México, España y Argentina. Seguidos por el grupo Astro, que el último año ha participado en los más importantes festivales de rock latinoamericano y este 2012 estarán en Primavera Sound en España. 

Chico Trujillo después de 10 años de rock tropical estalló como fenómeno de masas arrastrando a una veintena de nuevo grupos a comandar fiestas universitarias y carnavales a lo largo de Chile. Le siguen Juana Fé, La Mano Ajena y Banda Conmoción como las más interesantes y comprometidas del género bailable. 

Manuel García, ex Mecanica Popular, con 8 años de carrera solista es el mayor exponente del movimiento de Nueva Canción Chilena, con un cancionero en alza. Una vocación que muy bien retratan otros cantautores adultos como Leo Quinteros, Fernando Milagros, Rosario Mena y Javier Barría en códido pop folk. Y también muy populares en circuitos estudiantiles como Chinoy, Camila Moreno, Nano Stern y Pasquala Ilabaca

El solista Pedro Piedra (ex integrante del dúo hip-hop Hermanos Brothers y CHC) ha publicado dos bien comentados discos en código pop de autor, mientras Alex Anwandter (ex Teleradio Donoso, Odisea) presenta su primer álbum solista con la producción de Cristian Heyne y acaba de tocar en México, donde también compartió cartel con el dúo de electropop Adrianigual que se puede emparentar con el excelente segundo álbum de Tío Lucho.

Y en camino ascendente el pop rock de Portugal, Oddo, Primavera de Praga, Ases Falsos (ex Fother Muckers) y Jiminelson, junto a un circuito de rock alternativo con Guiso (actualmente disueltos), The Ganjas y Perrosky del sello Algo Records. Mientras aparecen nombres femeninos para el pop como Paz Court (Jazzimodo, Tunacola), Maria Colores y La Guacha. Aunque una de las más formidables perfomances en vivo la tiene Como Asesinar a Felipes, mezcla de jazz y rap. 

Se reinventó la tradición de la cueca con nuevos colores con grupos como 3X7 Veintiuna y Los Tricolores, el rock progresivo con Octopus y Six Magics, hasta nombres de rock como Sacramento, Fahrenheit y Libra, en paralelo a fenómenos como la ranchera (Los Charros de Lumaco, Los Hermanos Bustos o María José Quintanilla). 

La música que actualmente se produce en Chile es independiente, al menos las compañías "grandes" no tienen presupuestos para producir discos o generar nuevos talentos, aunque si existen fondos concursables otorgados por el Estado (Fondo de la Música) que financian la grabación de discos, promoción y giras al extranjero. Además la SCD (Sociedad del Derecho de Autor) dispone de 2 salas para conciertos, 2 sellos para distribución y produce dos eventos masivos de música en vivo (El Día de la Música y Festival Pulsar) que han favorecido a la escena oficial de la que aún muchos son excluidos. 

Y el gran impulso para la muchos de estos nombres lo han dado los festivales internacionales de rock en Santiago (Maquinaria, Lollapalooza Chile) y la realización de pequeños encuentros de música chilena producidos por sellos y colectivos.  

Chile está lejos, hoy y siempre, de ser un mercado influyente para la región (un álbum exitoso puede vender 10 mil copias) por lo que salvo excepciones (Beto Cuevas, Myriam Hernández y el último disco de Ana Tijoux) los discos chilenos no alcanzan a competir en el Billboard. Sin embargo siempre ha sido una fuente de talentos interesantes para la música latina, como Los Ángeles Negros en la música romántica y hasta Gondwana en el reggae. Pero la industria cambió, ya sin sellos e hiperconectividad online son varios los nombres de Chile que comienzan a llamar la atención en mercados ajenos, hasta ahora, como España y Francia. 

Que este mes de abril al menos 15 bandas y solistas chilenos se encuentren realizando presentaciones en distintos puntos del continente y España no es casualidad, sino más bien el resultado de 10 años de práctica autogestionando con muy poco y sin grandes expectativas ,  esto no fue un movimiento forzado por ejecutivos de una industria discográfica que ya se desmoronó por la falta de ideas. Acá surgió una camada de bandas y solistas desprejuiciados,  más libres y conectados que valoran el legado de la clásica canción chilena (Violeta Parra, Inti Illimani) e intercambian música en linea. Acá una selección de 11 grupos chilenos actuales para tener en cuenta y que retratan lo que ha pasado en la última década en el lejano, pequeño pero lindo país llamado Chile. 

11 BANDAS CHILENAS PARA SEGUIR

ADRIANIGUAL 
Desde el 2004 a la fecha Adrianigual ha publicado un EP y dos discos de estudio en clave electroflour. El segundo y más reciente trabajo de estudio se titula 'Éxito Mundial' del que se desprende el single 'Arde Santiago' todo un desafío para bailar en la vereda.  Pop sintetizado, punk de pasarela y rock asexuado en el disco chileno más dance de la temporada. En tiempos donde el 80% del rock nacional hace cumbia Adrianigual sale victorioso con un disco con concepto, ideología y movimiento. 


FERNANDO MILAGROS
Folk y rock en uno de los lanzamientos chilenos más destacados del 2011 'San Sebastián' del cantautor Fernando Milagros, el primero bajo la producción de Cristian Heyne (Javiera Mena, Gepe, Dënver). De ahí se desprende el notable single 'Piedra Angular'. 


JUANA FÉ
Juana Fé es uno de los nombres más llamativos de la nueva camada de grupos de rock nacional que emergió en los últimos 5 años en Chile. Con el ya clásico sencillo 'Callejero' (2007) la banda se posicionó en radios y agenda de conciertos acreditados en el género de la música tropical y que se comienza a reconocer en Europa como un nuevo antecedente en la música latinoamericana.  


FRANCISCA VALENZUELA
Han pasado los años y dos discos, un centenar de conciertos en vivo, colaboraciones, entrevistas y sesiones de fotos para una joven promesa del pop chileno. En plena juventud Francisca Valenzuela ha conseguido posicionarse como una de las mujeres más afamadas de la nueva música que se hace en Chile en vísperas de lo que puede ser su exportación en mercados más competitivos y exigentes que el nuestro.


ALEX ANWANDTER
Cuarto álbum y el primero bajo su firma personal. ‘Rebeldes’ es el resultado de la transición de Alex Anwandter que pasó de la banda pop rock Teleradio Donoso a un proyecto más electrónico y experimental como Odisea. Su nuevo disco define el estilo y sonido de un músico en permanente evolución.


PEDRO PIEDRA
El disco debut de Pedro Piedra apareció en medio de una generación sobreexplotada de cantautores en la denominada Nueva Música Chilena post Myspace. El ex miembro de Hermanos Brothers y CHC marcó la diferencia con un supersingle como 'Inteligencia Dormida' que fue la mejor carta de presentación de un álbum que combinaba fuentes de hip-hop, pop y canción de autor. Dos años más tarde Pedro Subercaseux presenta su segunda producción 'Cripta y Vida' (QuemaSuCabeza) que se escucha como la continuidad de su primer disco, pero una buena segunda parte.  


DËNVER
 El tercer disco de Gepe y los segundos álbums de Javiera Mena y el dúo Denver provienen del mismo estudio de grabación y contaron con la producción de Cristian Heyne, coincidencia o no, el maestro del pop titula a sus elegidos con un sonido más propio y  mejores canciones para aprender a bailar en un escenario mucho mayor al que el indie local los tenía acostumbrados. 


GEPE
Han pasado 7 años desde su aparición en la escena como revelación y promesa, reivindicando el rol de los solistas con guitarra con ‘Gepinto’ (2005) uno de los discos más significativos de la década. La prensa lo transformó en el niño símbolo de la escena indie chilena y aumentaron las apuestas sobre lo que sería su futuro.  Gepe ha publicado a la fecha 3 discos que acreditan su dedicación y progreso musical, hacia una música más auténtica y popular.


BANDA CONMOCIÓN
20 músicos en escena que combinan música andina, tropical, fusión latina y ritmos gitanos consiguiendo una de las mejores performances del rock chileno actual. Dos discos y giras por Europa los avala como protagonistas en la camada de grupos de exportación. 


ANA TIJOUX
Ir a cantarle rap a los gringos no es nada de fácil pero lo hizo, y quizás tampoco imaginamos que superaría como solista lo logrado con su ex banda pero lo logró. Tiene a su haber dos de los discos latinos más recomendados de los últimos años y acaba de cumplir una gira por Estados Unidos, México, Colombia, Brasil, España y Francia.  Ana Tijoux hace hip-hop como los grandes y el álbum '1977' marcó un nuevo nacimiento en la vida de la rapera más conocida de Chile. 


JAVIERA MENA
La más interesante y exportable de las solistas que debutaron en la última década en Chile ¿Qué hay en Javiera Mena que no tiene el resto? Sus composiciones, en sus canciones hay una armonía atemporal con estribillos que están el borde de la alegría y la tristeza, con esa melancolía que es tan chilena pero en código pop, con el ritmo de los 80's y sonido 2010. Una chica que ajena a las exigencias del mercado -para una solista pop- ha conseguido definir algo más que su propia carrera en torno a sus canciones, y aunque mucho se discute sobre su performance en vivo hay que verla para comprobar su evolución, y de todas maneras sus registros en estudio son de lo mejor que se ha facturado en Chile en la última década. Y mucho tiene que ver en esto Cristian Heyne, como productor y principal aliado en el trabajo de Javiera, pero el talento lo tiene ella y son sus canciones.