4 sep. 2011

Glup! Algo no está Cambiando

Cuando se anunció el retorno de Glup! hace algunas semanas se produjo una discusión poco común en la música chilena; Pasiones desatadas entre quienes crecieron apreciando sus discos y para aquellos que no fue más que una banda a la que le gustaba copiar hits de la radio. Y Koko Stambuk anunció en Twitter que sería por una sola vez a modo de rescatar el éxito de sus canciones para un DVD, pero tras la amplia cobertura en los medios y rápida venta de tickets para su show en Blondie el grupo promete seguir con el negocio del "regreso". 

Anoche en discoteque Blondie, ante más de mil personas, el grupo comprobó el efecto popular de sus singles entre jóvenes que no superaban los 25 años. El público coreó todas las canciones con la fuerza de un karaoke, con canciones simples y bailables, aunque en términos técnicos el deplorable sonido fue lo menos importante para un público que de todos modos quería pasarla bien. 

Poco antes de las 2 de la madrugada el grupo subió a escena para tocar 'Mi Destino' con un cantante que no se escuchaba y una banda de 6 integrantes a la que le faltó ensayo y sobró vanidad (el guitarrista invitado llamo más la atención por figurita que como soporte musical).

Durante todo el concierto sería el público el que hizo el show y Glup! desechó minutos importantes con canciones sin peso que pretendían sonar punk y ska, puro ruido. Incluyendo un fallido homenaje a Felipe Camiroaga (popular animador fallecido en un trágico accidente junto a otras 20 personas), una lamentable versión de 'Song 2' de Blur y la errónea presentación de una canción de Loft, banda actual del guitarrista Rodrigo Stambuk, un punk rock de adolescentes hecho por señores que bordean los 40 años. 

También le dedicó 'Puta Jefe' al Presidente Sebastián Piñera como lo hubiese hecho una banda contestaria, pero Glup! está lejos de sonar tan contundente, la presentación de esta noche estuvo al nivel de la performance de un tributo escolar (pero integrado por los padres de los alumnos). 

El show incluyó la intervención en audio del cover de 'Freebola' grabado por Nano Stern, un tributo que no se entendió en medio de un concierto de la banda original. Hasta que Koko interpreta su hit solista 'Valiente' donde por primera y única vez el concierto pareció tener sentido. 

Para el bis Koko Stambuk regresó solo con una guitarra y a elección del público interpretó temas que no fueron precisamente las más tocadas de la banda ('Caleidoscopio', 'Un par de Decisiones' y 'Cómplice Eterno') donde logró al menos una comunicación poco casual entre un grupo local y el público juvenil, esos mismos que los querían ver y que en este regreso fueron fundamentales para sostener los 80 minutos de show. Pero la banda falló en caídas técnicas y una evidente falta de entrenamiento. 

Y quedo muy claro que Koko Stambuk es mejor compositor que cantante y mejor productor que líder de una banda. 

El vocalista asume al final del show que no tenían más temas preparados. Ya habían tocado los hits 'Enamorado de Ti', 'Así es la Vida', 'Grado 3' y 'Freebola' (aunque descartaron 'Quiero que me Quieran'). Para el cierre el grupo tuvo que repetir un tema con el apoyo absoluto de los fans que quizás por primera vez los veían en vivo. Pero para los que no era la primera vez quedo claro que 8 años después el grupo sigue sonando tan mal como antes, asumiendo que fueron una banda de estudio que fabricaba hits para la radio. 

Lo de anoche era un show que el grupo se debía para descubrir cómo el tiempo validó sus canciones entre las nuevas generaciones, pero este concierto fue la prueba de que es absolutamente innecesario volver a escuchar  a Glup! en vivo.