9 sep. 2010

Los Tres y el final de la Transición chilena


Shusha’ es una de mis expresiones favoritas. Eso hasta ayer, que Los Tres estrenaron su nuevo sencillo adelanto de un suculento disco grabado lejos de Chile. La poco prometedora canción de uno de los álbums chilenos más anunciados del año, y que alguien se atrevió a adelantar que “suena como el primer disco” pero con más  años, dinero y cosas que aparentar. 

La primera vez que vi a Los Tres tenía 14 años y me volaron las orejas en un concierto al que fui a escuchar a Los Pericos.  Después los vi decenas de veces hasta justo antes de su separación, cuando ya se advertía venir el desgaste. Pasaron los años y los volví a encontrar en La Cumbre del Rock Chileno, donde con más experiencia y canciones que las otras 40 bandas fueron uno de los shows más fomes de la jornada. A la fecha siguen tocando en vivo y ahora anuncian un disco con 16 nuevas canciones para validar su permanencia, con una marca (Los Tres) que los tiene entre nombres fundamentales de la música chilena como Los Jaivas, Inti Illimani, Illapu y Quilapayún, vigentes de hace 40 años con su clásico cancionero más que por haber grabado algo nuevo.  El punto que algunos por la ansiedad de demostrar que aún pueden proponer algo nuevo se caen y terminan cargando una idea más de lo necesario.  Y nada más inútil que un pensamiento forzado a los 40 años y tratar polemizar dedicando a una canción a la derecha si nunca fuiste Jorge González ni Makiza.  Pero la rebeldía hoy se vende en comerciales de retail y con el actor lobo de Feroz como vocero.  

Los Tres de ahora están haciendo todo lo que la banda original jamás hubiese hecho; Tocan para Frei, tributan a Fabulosos Cadillacs, le ceden una canción a una multitienda, son parte de la promoción de un concurso para grupos jóvenes y hasta salen a dar entrevistas. Algo está pasando. ¿Será el cambio de gobierno les obliga a volver a salir a pelear opciones? 

Si hasta ahora los medios se atreven a cuestionar el cada vez menos relevante  'Hágalo Usted Mismo´ (2006), que en su momento fue blindado por el periodismo y que ante la expectativa pocos (o sólo Marcelo Contreras) se atrevieron a denunciar que estábamos ante un disco absolutamente innecesario, y que el tiempo se encargo de esconder.

Y ahora Los Tres anuncian un disco grabado en Estados Unidos, con mucha plata y gente muy musical, que de poco les va a valer sino demuestran que hacer un álbum nuevo es un estímulo más que un amuleto para protegerse los próximos 4 años. 
 
El primer single es la más débil canción que Los Tres han promocionado en radios. Hasta ahora no deja claro a qué fueron a Estados Unidos. Y titularlo ‘Shusha’ es tan sugerente como cualquier himno de Los Mox

Yo recuerdo a Los Tres por canciones maravillosas como ‘He Barrido el Sol’ aunque ahora se vista de Benjamín Vicuña.  Pero esos tiempos no volverán.  Aunque según me dicen algunos conocidos periodistas que accedieron al disco hay canciones para volver a creer en Los Tres. Yo soy algo más pesimista  y apuesto que las canciones nuevas importaran bien poco si en vivo siguen sonando tan aburridos y complacientes como viene actuando la banda desde que regresó, y desde antes que se separarán en el 2000. 

‘Shusha’ que ha pasado el tiempo, yo voy a cumplir 30 y las viejas bandas de rock de mi adolescencia ya ni las reconozco.  Si los rebeldes ahora son burgueses y los burgueses se visten como los rebeldes. Al final todo es una cosa de apariencia, ya ni siquiera podemos saber qué o no es la música.  Lo único que me queda claro es que Los Tres marcaron para Chile el inicio y el final de la transición, desde hoy son la banda sonora de todo eso que alguna vez decíanque iban a cambiar, y en realidad como todo en la nueva democracia nada se cambió, sólo se adaptó, nos adaptamos y esforzamos por aparentar, incluso algunos  locutores de radio tuvieron que fingir que les gustaba la nueva canción de Los Tres.

LINK

2 comentarios:

  1. Muy buen comentario. Es el mismo sabor amargo que sentí al escuchar "Shusha" y también "Don José" que es parte del nuevo disco que se llamará "Shusha".
    De veras es muy triste, a Álvaro Henríquez se supone que era más creativo pero al final se quedó pegado en la misma fórmula. A Ramones, AC/DC o los Rolling Stones se les puede perdonar, pero no a Los Tres, ni tampoco Illapu que después de Vuelvo cayeron en una mala creatividad musical que aún lo siguen haciendo hasta hoy.

    Para mí Los Tres se acabó en el año 2000. Los Tres no es lo mismo sin Pancho Molina, el baterista actual que toca en los conciertos es muy malo. Soy de los que defiendo "La sangre en el cuerpo" quizás sea el disco más inferior de su discografía, pero habían buenísimos temas.

    Entre el 2000 y 2010 lo único bueno que hizo Álvaro fueron los Pettinellis, con un disco interesante y tenía sus buenas cosas. Del disco solista en adelante, casi cada canción es una copia de sí misma. Pena por Álvaro, pena por un grupo que debería haberse acabado en el 2000. Es el "Jefe de Jefes" ¿no?

    Valiente Marcelo Contreras de El Mercurio. El único que se atrevió que el disco era malo. Contreras es uno de los pocos buenos críticos de música que hay. Felicito tu blog Roberto. Siempre leo tus buenas columnas.

    Atte.
    Pablo Jara

    ResponderEliminar
  2. Roberto: soy yo otra vez. Dos cosas que agregar. 1.- Henríquez también utliizó la canción "No me falles" para un comercial de Ripley. 2.- El disco nueva se llamará "Coliumo" y no como había dicho previamente.

    Saludos.

    ResponderEliminar