20 jul. 2010

Tributos en la música chilena ¿Rock con Cover?

Los Miserables grabarón 'La Voz de los 80's'  de Los Prisioneros, Sinergia tributará a la Nueva Ola, Los Bunkers a Silvio Rodriguez y Javiera Parra a su abuela Violeta. ¿Homenaje natural o una señal de crisis creativa del Rock Chileno

A principios de los 90's los sellos que contrataban bandas "recomendaban" grabar un cover para poder asegurar su pasada en las radios. Fue lo que ocurrió con La Ley y su versión para 'Angie' (1989) y hasta Los Miserables con el álbum 'Sin Dios ni Ley' (1995) que impusó su versión para 'Tu Alma'. Para los directores artísticos (A&R) grabar temas conocidos -sin importar el resultado artístico- era parte de la estrategia para que los grupos nuevos ingresaran al mercado. Así pasó con 'Papel Floreado' de Parkison (1992), 'Tiempo Blanco' en voz de Aleste (1993),  'Esperando Nada' de Nicole (1994) con varios temas del rock español no tan conocidos en Chile y el cover de Javiera & Los Imposibles de 'Compromiso' de Cecilia que pasó directo al número uno radial marcando el destino musical del grupo de Javiera Parra, que años más tarde protagonizaría un hito discográfico con el álbum de reversiones 'AM' (2001). 

Los Tres reivindicaron a Buddy Richard con 'Tu Cariño se me Va' de 'La Espada y la Pared' (1996) y Tatiana Bustos grabó 'Cuando Agosto era 21' para su disco 'Las Hijas de Eva' (1996) pero no resultó. Bambu marcó su mejor y últimos momentos con la versión para 'No Necesitamos Banderas' original de Los Prisioneros en un EP (1996) como adelanto de un segundo disco que nunca se alcanzó a grabar. También bandas de punk rock como Los EX hicieron 'Esta Tarde Vi Llover' (1997) y La Dolce Vita 'Calla' (1998) y 'Resistiré' en Fiskales Ad-Hok (1998). A lo que se sumaron discos colectivos en tributo a Los Prisioneros, Violeta Parra, Víctor Jara, Los Jaivas, Inti-Illimani y 31 Minutos, hasta el hit radial de Canal Magdalena con 'Tú, Siempre Tú' (2001), Ángel Parra Trío y 'No Puedo Quitar Mis Ojos de Tí' (2002) o el fallido y tardío álbum de Douglas a la balada italiana (2003) hasta Sinergia haciendo 'Síndrome Camboya' de Los Peores de Chile y otros covers en el EP 'Canciones de 'Cuándo Eramos Colegiales' (2005). Aunque quizás uno de los más interesantes de escuchar es 'Terciopelo' (2007) de Muza con boleros en formato dream pop, como concepto, con temas clásicos del cancionero y otros inéditos. Y el caso de Américo es distinto porque logró apropiarse de un repertorio que muy pocos conocíamos en Chile, y por cierto son muy superiores a las originales. 

Este 2010 entre otros tantas fallidas nuevas versiones también suenan singles como 'Niña Engreída' (Viena) en versión de Las Lilits, 'Visión de Otoño' (Los Blue Splendor) de La Sonora de Llegar y Shamanes con 'Prisionera' (Zalo Reyes) como ejemplos de que la formula del cover a veces resulta cuando de difusión se trata.  

Pero también 'Tuya, mía, para ti, para mí' (2009) de Silvestre, un disco de canciones populares reversionadas en formato cumbia rock, bastante flojas en todo caso. Hasta Los Miserables que grabaron integro 'La Voz de los 80' (2010), probablemente uno de los discos más influyentes y populares de la música chilena. Y para los próximos meses se anuncia el álbum tributo de Los Bunkers a Silvio Rodriguez, Javiera Parra a Violeta Parra, Sinergia a la Nueva Ola y hasta Carlos Cabezas con un disco de boleros que ya ha grabado en trabajos anteriores. 

Mala señal de los grupos chilenos grabando discos tributos, deja la sensación de que hay un desgaste de ideas y falta de confianza para componer nuevos himnos. Un disco de covers es una estrategia muy añeja con resultados no siempre asegurados si se observa de un punto de vista discográfico, aunque existe la posibilidad de que sea un desafío artístico. Pero en tiempos donde el rock chileno promete mucho y  sorprende bastante poco estas novedades, a lo menos, merecen sospecha. ¿Es que necesitan estas canciones de alguna reivindicación? No y lo más probable es que sólo se trata de grupos que requieren de estas canciones para reivindicarse. Porque alguien podría cuestionar el disco, el sonido, la voz y hasta la ejecución pero probablemente nadie acuse a las composiciones, lo que ya es una ventaja para lanzar un nuevo disco, además de garantizar que los singles sirvan para sonar en radios y en alguna teleserie.  

Lo cierto es que hace rato el Rock Nacional no sorprende, durante la última década son muy pocos los himnos que se pueden reconocer másivamente ('Lo que Mereces', 'Miño', ¿Mujer Robusta', 'Escapar', 'Peces' y 'Callejero'). Y nunca serán suficientes, hay muy buenas bandas y es una pena que dejen de sorprender y se acomoden con éxitos probados. Triste que después de tantas historias de amor, un Golpe de Estado y más de 20 años discutiendo cómo debe ser una democracia el rock local sólo sepa tributarse a si mismo (con discos en vivo) o en su crisis de creatividad opten por hacer covers. 

Es desalentador para quienes creíamos que el cover era ese copete que viene  por la entrada a una fiesta y para quienes creíamos que el Nuevo Rock Chileno nos iba a convencer por méritos propios.