16 jul. 2010

Electropop Chileno; Baila y no pienses nada más


Con Javiera Mena convertida en una de las mayores exponentes del electro pop latino y un segundo disco adportas de llegar al mercado, hay una generación de adolescentes que se iniciaron en la música descargando sus canciones y que ahora publican sus propios demos.  El compilado digital MGZN-E es una demostración de un género que no necesita de grandes voces para cantar buenas historias.  Ya lo demostró Erasure y Leo García, el electro pop es 80% actitud. 

De pop sintetizado mucho bailamos en Chile. Desde el clásico álbum de Frecuencia Mod hasta 'Quiero Saber' de Myriam Hernández, el debut de Nicole 'Tal Vez Me Estoy Enamorando' a Aparato Raro, los inicios de La Ley, los discos de Jardín Secreto, Sol Azul, Supernova  y el fundamental  'Corazones' de Los Prisioneros.  Grandes registros de pop con máquinas que pueden ser escuchados como antecedentes para un género que se ha ido validando en  nuevas generaciones como Javiera Mena y Lulu Jam, como sus más celebres herederos.  

Recuerdo haber visto uno de los primeros shows de MarinaClub en un bar del Barrio Suecia hace una década. Esa formación tenía como vocalista a la cantante francesa Isabel Felmer, una perfomance que de la cual no habría consensos. "O te gusta o la odias" me advirtió su manager. Y es cierto que me intereso lo que estaban haciendo y seguí viéndolos por un tiempo hasta que Isabel abandonó el proyecto sin disco publicado. Y no fue hasta el 2003 que el trío, con nueva cantante elegida por casting, lanzó el disco 'Pop Lovers' coincidiendo con el debut de Lulu Jam 'Corazón Caliente' trabajos que adelantaban un nuevo principio en el pop local; Música bailable, letras simples, coreografías y frivolidad asumida, que por cierto poco entendieron las radios y los críticos. Mientras en fiestas del  Club Soda y Bizarre se formaba una nueva camada de proyectos como Televisa (proyecto a dúo de Javiera Mena), Pornogolossina, Kinder Porno, Redulce (de Ignacio Redard, actual The Plugin), Ramonalove, Hija de Perra entre otros. Una generación de grupos pop bajo la genética "hazlo tu mismo". Sonaban mal, las bases se escuchaban desde un CD, no habían buenas voces pero tenían actitud y canciones. 


En una conversación con Wincy de Pornogolossina mientras esperábamos una prueba de sonido en El Living del Cine Arte Alameda, me decía que le asustaba ver que había niños que comenzaban a imitarlo. Su propuesta no era precisamente ambigua, era una perfomance absolutamente asumida desde los tópicos gays y el dúo (junto a Felipink) convocaba fans en Santiago, Valparaíso y Buenos Aires. Sus sencillos 'Fashion TV' y 'Trátame, Maltratame' se intercambiaban en la red, como uno de los proyectos más llamativos del género junto a el dúo femenino Televisa. Era una escena capitalina donde coincidían diseñadores, estudiantes de la escuela de cine y punks gays, donde predominaban los colores fluor y pantalones pitillos en fiestas promocionadas por Fotolog. 

"Lulú Jam obvio que no le va a gustar a un hombre macho hetero, como machocore, ellos igual desprecian esa música que consideran hueca. En cambio, las lesbianas y gays se sienten más identificados con algo así pop, que tiene ese dejo más irreverente quizás, es más alternativa nuestra imagen" declaró Sofia Oportot en la revista lésbica Rompiendo el Silencio.

Luego pasó que ir a cualquiera de estas fiestas y aparecían 3 grupos nuevos en la misma. Un movimiento que explotó con las visitas de los grupos argentinos Que Out! y Miranda! estos últimos escoltados por Lulu Jam lograron éxito en Chile antes que Argentina, comenzando en un club para 200 personas hasta colapsar la discoteque Blondie en tal sólo 2 meses, y de paso empujar el cancionero de sus teloneros Lulu Jam, que tenían la mejor producción del género hasta ese momento (a cargo de Gabriel Vigliensoni). 

También apareció Purdy Rocks (con el mismo manager y productor musical de Lulu Jam) que llamó la atención con su perfomance al estilo Peaches. Y desde España nos visitaba La Prohibida un ícono de las discoteques del Barrio Chueca.  Y hasta Karen Paola que hacía bailar a medio país desde el programa juvenil Mekano, y Pali provocaba cantando sin camisa en la Blondie . Pero nadie superaba a Hija de Perra, provocadora transformista que en sus presentaciones (junto a Pérdida y La Suelta) simulaba actos sexuales con cabezas de chanchos, sandías y otros objetos.  


El productor de fiestas y DJ Remaro (en foto junto a Hija de Perra) ha recopilado gran parte de este material en su blog. Muchos demos, maquetas y grabaciones B de varios de esos proyectos, en su mayoría disueltos. Además es el mayor promotor que las nuevas bandas de electro pop hispanas han encontrado en Chile y su blog es una vitrina para los interesados. El recientemente publicado disco compilatorio MGZN-E Volumen I y II es una demostración del nuevo pop bailable que se produce en casa. El archivo descargable incluye a a los locales QuieroStar (proyecto paralelo de Sofia Oportot), Hija de Perra (un adelanto de su álbum debut “Envergadura") entre otras propuestas que enseñan mejor sonido que sus antecesores aunque igual de  desafinados. 

Definir el movimiento electropop como un estilo de música es ingrato, más bien es una subcultura que se nutre del pop pero desde una esquina alternativa.  Bases electrónicas, mucho color, letras de desamor y romances de una noche, Internet y superficialidades. Probablemente el desprejuicio es el más justo sinónimo para una escena que se difunde únicamente en internet. Como decía aquel clásico de Sol Azul 'Atrévete a Amar' (un antecedente del pop bailable hecho en Chile) "baila y no pienses nada más" una reversión del punk en tiempos donde MTV ya no es lo mismo y Youtube podría cambiar la vida de cualquiera de nosotros.  

RELACIONADOS
Pop Caliente - Juan Carlos Ramirez (La Nación) 
Pop Sin Fronteras - Roberto Carreño
El Ayer y Hoy del Electropop - Claudio Vergara ( El Mercurio)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario