22 ene. 2010

CHILENOS EN EL MIDEM 2010

La industria discográfica analizará sus últimas bajas en una nueva edición del MIDEM (Mercado Internacional del disco y la edición musical) que se realiza en Cannes, Francia, entre el 24 y 27 de enero. Entre los 88 paises que participan la comitiva chilena, por segundo año consecutivo, será comandada por representantes del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, la SCD por los sellos Oveja Negra y Sello Azul y la etiqueta independiente Infanta Terrible.
Como muestra de nuestro trabajo, llevamos Chilean Flavor, un disco doble que hemos producido –CD y DVD- con carátula de lujo que contiene 50 hits de las principales bandas y solistas de Sello Azul, Oveja Negra, Infanta Terrible, Algo Records, Quemazucabeza, entre otros, con 47 videos clip para dejar una muestra tangible del buen momento por el que pasa nuestra producción musical”, dice el director de los sellos Azul y Oveja Negra dependiente de la SCD. (Musica.cl)
Aunque tengo mis dudas con la definición de "hit" porque de todo el catalogo de los sellos incluidos en la selección no deben haber más de 5 éxitos. Por lo menos el debut de Sinergia, Juana Fé, Teleradio Donoso (ya disueltos), La Mano Ajena y Camila Moreno por mencionar a los más llamativos del sello Azul, de un universo que supera las 60 producciones desde el 2003. Pero hablar de "hits" es querer hacernos pasar gato por libre, y es asi como temo que Soledad Guerrero, Delisse, Sonica y Alexis Venegas va a ser la música que según la SCD nos debe representar.
¿Qué pasa con la promoción del legado de Violeta Parra o con apoyar la proyección de figuras -de verdad- como Javiera Mena, Francisca Valenzuela, Manuel García, que no pertenecen a los sellos de la SCD? Sé que en ferias anteriores han participado como invitados por el CNCA algunos managers y productoras que representan a otras figuras que no están publicadas por Oveja Negra y SCD, de seguro esas invitaciones darán más frutos en nombre de lo que algunos llaman "música chilena", pero que yo defino simplemente como artistas chilenos en movimiento.
Pero un sello al que le interesan los números sólo cuando celebra las 50 mil personas que asisten a un evento gratuito como el Día de la Música, pero que jamás reflexiona que por qué la mayoría de esas bandas convocadas no vende más de 100 entradas en un concierto. Una postura que se sostiene en el número de discos publicados pero que no asume cuando no se venden ni siquiera las 500 copias de lanzamiento. Y claro que la cantidad no es igual a calidad, si el punto es que se debe definir hacia donde se digire la gestión; a hacer algo importante por la música o justificar el trabajo con los jefes del directorio.
Hacer algo por la música es crear canales de difusión para todos los artistas interesados (y no sólo para los que se editan a través de los sellos asociados). Lograr que la música se escuche y luego se discuta para hacerla crecer (a mi blog le tienen terror, ¿por qué?). Producir ferias de música en Santiago y regiones, con la presencia de sellos, productoras, medios de prensa y una combinación de artistas con trayectoria y emergentes (insisto, no sólo los que están ligados a los sellos de la SCD). No pasa tampoco por construir más salas de conciertos sino sabemos cómo llenarlas, habrá primero que mejorar las condiciones actuales, de acceso, de costos, de difusión y participación cuidadana. Acá cada uno protege lo que es suyo, pero la Sociedad del Derecho de Autor tiene más de 6 mil socios y varios otros músicos trabajan y hacen cosas muy interesantes sin formar parte del sindicato, por el bien de todos y de la música que se está haciendo esto debe dejar de ser la fiesta de los artistas que tocan la cazerola en el Congreso.
Otro ejemplo, en el 2007 el ministerio de Cultura entregó a Archi (Asociación de Radiodifusores de Chile) un total de 2.500 discos compilatorios de música chilena que serían distribuidos entre 50 emisoras del país. El repertorio incluía a Santo Barrio, Schwenke y Nilo, Luis Orlandini, Andreas Bodenhofer, Ángel Parra, Roberto Parra, Magdalena Matthey, Francesca Ancarola, Carmen Prieto y Claudio Narea, entre otros. "Contribuye a posicionar nuestra música en la parrilla programática de las radioemisoras, en las que por lo general predomina la difusión de la música extranjera" declaró la Ministra Paulina Urrutia. Un error más, tratar de imponer música desde el Estado, y de paso promocionar a nombre del gobierno a figuras que tienen una activa participación en los actos electorales del mismo. Pero hay artistas que se defienden solos, y esos no necesitan de estas maniobras políticas y sindicales para hacer algo importante por su música. Sino, qué hubiese sido de Quique Neira que se ganó 2 presupuestos del Fondo de la Música para hacer una gira y un disco nuevo, y que además ocupa la plataforma comunicacional de la SCD para promover sus pasos.
En el 2008 la industría discográfica asumió, durante la conferencia del MIDEM, que el negocio de la música cambió de plataforma y los consumidores buscan, compran y bajan canciones disponibles en la red de internet. Un gran avance considerando que los ejecutivos se pasaron los últimos ocho años peleando en una guerra que ya estaba vencida. El soporte físico (CD) ha perdido valor y la mayoría de sus ex clientes están recopilando más musica de forma gratuita o pagada que se consigue en distintos portales. El nuevo mercado de la música es digital, fue la principal conclusión de la edición pasada de la influyente feria musical. Otra de las conclusiones más realistas obtenidas en el MIDEM fue la idea de aceptar la descarga gratuita de canciones en la red, pero financiar el funcionamiento de estos portales con publicidad pagada, tarea que aún provoca un fuerte debate político y cultural en países como España y Francia.
Como señala el comunicado del sello chileno independiente Infanta Terrible, presente este año en MIDEM; Durante el evento profesionales y directivos de todos los sectores de la industria (disco, video, edición, espectáculos en vivo, imagen, Internet y telefonía móvil) se reúnen para desarrollar sus actividades, presentar novedades, detectar las nuevas tendencias, realizar intercambios y negocios entre los países que participan.
Ojalá que la gestión de los representes chilenos en MIDEM 2010 se transforme en movimientos concretos, por muy puntuales que sean, desde algún punto hay que partir. Somos un mercado pequeño, lejano al fin del mundo, con muchas trancas y falta de referentes artísticos, y con una cada vez más escasa participación de los músicos locales en la actividades sociales y que, salvo excepciones, no son reconocidos por los medios de difusión masivos. Hay harta música chilena que exportar para el mundo, pero aún hay mucha música nacional que debemos escuchar, reconocer, discutir y apoyar en Chile, con y sin SCD, con sellos o sin radios, tenemos un pequeño mercado que defender, por el bien de todos aquellos que trabajamos en torno y sobre la música, pero también por los propios artistas y un país que necesita de más y mejores representantes culturales.