23 oct. 2009

¿ESTA LUZ NUNCA SE APAGARÁ?

El Chico Hot del 2009 llega a Chile para participar como DJ en el lanzamiento de una tienda en un Mall del sector oriente de la capital. El último capricho de Madonna convocó a todo el gay set capitalino en un evento que de moda mucho canapé.
Si alguien cree que los chilenos hicimos el ridículo con la visita de Madonna en el 2008 lo de anoche fue patético. El supuesto, porque mientras no lo vea yo no creo, nuevo novio de la cantante viene oficiando de DJ a una taquillera fiesta para presentar una marca de ropa. Había más prensa que cualquier evento artístico y más periodistas que invitados VIP. De famosos y famosillos posando para las sociales, mucho lobby, rostros auspiciados y gente con ganas de tener sexo. Muchos hombres y algunas mujeres que soñaron un affair con el joven pololo de la Señora.
Salude a un actor que yo conocí gay pero que me dicen que ahora no lo es, o al menos tiene de pareja a la ex de un amigo mío. No hay maricón arrepentido digo yo. Y alrededor los periodistas de papel couché saludando a fotógrafos, diseñadores, actores y rostros de la "ISAPRE". Era como ir al Bunker en el Año Nuevo.
Es en estos eventos donde se hacen las pautas, o al menos las mejores negociaciones, con una copa en la mano y una amiga famosa al costado.
El DJ telonero era mucho más guapo que Jesús Luz, que apareció más tarde de lo anunciado escoltado por cuatro gorilas y una actriz promedio que, seguramente, quería tener algo en común con Madonna.
Lo mejor de la noche fue enterarme que el gay de Dónde Esta Elisa no se suicida como había leído el rumor, todo lo demás daba lo mismo. Había tanta cámara, periodista y gente con ganas de brillar que a veces es mejor volver a casa. Después de 7 canapes, una copa, un ron y 4 fotos para sociales mi paso por la fiesta del "novio de Madonna" había terminado. No sé si tocó "Like a Virigin" en su set pero la escuche en casa antes de dormir, para sentirme tan y más tonto que todos aquellos que fuimos al publicitado evento.
Pero lo de anoche no me hizo sentirme más cerca de Madonna, por el contrario, me doy cuenta de que no soy el gay que ella querría. Soy tonto pero no tarado, y suelo darme cuenta cuando me están tocando los huevos. Pero a los gays nos encanta comprar huevadas principalmente cuanto te invitan, con alcohol, canapés y moda gratis, total de eso se trata todo esto, ¿o no?
FOTO : lun.com