7 ago. 2009

LA NOCHE: PRISIONEROS DE LA PIEL

La música no tiene porque ser tan compleja ni tan bien producida para ser buena. No importa la procedencia si la canción es capaz de identificar y emocionar. Es tan sólo música. En las canciones de La Noche hay un montón de sonidos, palabras y arreglos que se repiten, elementos comunes que le han dado figura y valor a su cancionero. El ingrediente bailable se mantiene en todos y cada uno de sus discos, y el desamor es la principal fuente de inspiración para entonar estribillos como "te quise tanto mi mariposa", pero el éxito no radica en lo que cantan sino en cómo la interpretación de Leo Rey le ha podido dar fuerza, identidad y carisma a la música de la banda. "Te lo dice La Noche" y miles se alzan para entonar "Quiero ser Libre", una canción que desde lo más básico del ritmo tropical se logró transformar en un clásico del cancionero popular chileno, con un éxito transversal que va de esquina a rincón en los barrios, discotecas y cárceles de Chile. La Noche logra identificar con un lenguaje común y popular a todos aquellos para los que la música es un momento de libertad. Lástima que en el rock chileno eso casi no exista, porque la mayoría se pasa haciendo canciones con rollo intelectual para no parecer otra cosa (tal vez por eso se explica el éxito de Sinergia o lo que pasó con Los Mox en un momento, al musicalizar el vocabulario que más se usa en el metro y colegios). La Noche a diferencia de sus pares generacionales y estilisticos ha logrado capitalizar un puñado de grandes sencillos y su fenómeno mediático fue en respuesta al éxito que se venia dando en parelelo y paulatinamente en escenarios de todo el país. En el disco "Amor Entre Sábanas" el grupo grabó su mayor éxito radial "Que Nadie se Entere", una historia de amantes que probablemente identifica a varios. Pero también se extraen los sencillos "Es el Amor" (la mejor del álbum), "Lástima" entre otras imperdibles como "Y Volar", "Amor Sobre Cuatro Ruedas" y "Como la Lluvia". Esto más que una moda es un merecido reconocimiento a un grupo que logró traspasar la muralla del género tropical y que por sobre cualquier etiqueta impone canciones. Quizás para algunos la música es demasiado simple y básica, pero ojalá logren encontrar una otra banda, solista o canción que sea simple y que pueda producir tanto movimiento. Nos podemos seguir emocionando con "Gepinto" de Gepe y también bailar al ritmo de La Noche sin dejar de ser el mismo. Hay música que mueve las piernas, otra que golpea el corazón, pero la que suena más fuerte es la que es capaz de tocar los sentidos y erizar la piel, es ahí donde todos nos convertimos en prisioneros de una ley que no es más que música.