1 abr. 2009

LA GRAN DEUDA DE LOS CONCIERTOS EN CHILE

Según una muy buena fuente 16 millones de dolares fue lo que se invirtió en las últimas semanas en la producción de conciertos internacionales que se realizaron en Santiago. Tremendos eventos músicales, un lujo y un cartel impensable para un mercado como el nuestro, pero el público respondió y más de 150 mil personas pagaron por ver a bandas como Radiohead, Iron Maiden, Peter Gabriel y A-Ha, entre otros. Pero qué sucede con las productoras locales, si bien se habla de Chile como un mercado sólido o como una nueva plaza importante en la región para la producción de conciertos aún queda mucho por mejorar, partiendo por el simple hecho de que las empresas que realizan este tipo de eventos considera el ingreso al recinto de 20 a 100 personas por minuto pero no en cómo evacuar a 30 mil. ¿Qué sucedió en Radiohead? Me sentí como animal de rodeo en medio del polvo y empujones caminando por sobre la caca de los caballos de policía. O al salir del metro para llegar al Arena Santiago debí pasar por medio de una construcción, un pasillo sin luz que debí iluminar con mi celular para no chocar con alguien ni tropezar con el barro. ¿Estoy siendo muy delicado? puede ser para alguien al que le regalan los tickets, pero no me parece una exageración para un persona que pagó 30 o 50 mil pesos para llegar "al mejor recinto de Santiago". Y es más, sino vas en auto no hay taxi disponible ni bus de acercamiento a ninguna parte, entonces debes llegar caminando a la Alameda desde el Parque O´Higgins o a Irarrázaval desde el Estadio Nacional para pelear un transporte. Y si voy en auto, ¿dónde lo estaciono? Un ejemplo es el servicio que ofrecen buses independientes desde la V región que llevan y traen a fanáticos que viajan a la capital para ver conciertos, pero las productoras no se harán responsables por las 40 personas que compraron una entrada y viajan por casí 2 horas para disfrutar del evento. Tampoco de cómo llegan ni como se van quienes le financian sus producciones. Las productoras tienen cada vez mejores camerinos para sus artistas pero las condiciones para el público siguen siendo las mismas que cuando no había mercado y nadie creía en Chile como una importante plataforma sudamericana. Se ha mejorado el nivel para todos menos para el público. El Teatro Caupolicán remodeló sus asientos pero no tiene estacionamiento, el Arena Movistar es peligroso si no vas en auto, el San Carlos de Apoquindo y Espacio Riesco están muy lejos y el Estadio Nacional no es lo más cómodo tampoco, entonces además de invertir 20, 30 o 60 mil pesos en una entrada hay que considerar 5, 10 o 15 mil más para un taxi. Hemos sido afortunados, las agencias internacionales han negociado algunas de las giras más importantes del pop mundial y el público chileno ha respondido en masa, pero aún nos faltan mucho para que la producción local llegue al nivel que mercados como el trasandino presenta para el mismo evento. Basta con ver las plazas de comida, los baños y las vías de evacuación para darse cuenta.