25 mar. 2009

DE SALOON: 10 AÑOS QUE NO SE ESFUMARON

Si se habla de popularidad en Chile, después de Los Bunkers es De Saloon la banda de "rock chileno" más exitosa del momento. Las ventas de su cuarto y más reciente álbum "Delicada Violencia" (2008) sirven de crédito para un grupo que llena estadios, playas, teatros y discoteques con incondicionales seguidores. De Saloon es protagonista de uno de los fenómenos más silenciosos del actual escenario de música chilena, un éxito que no está relacionado con los medios más influyentes sino que directamente con el movimiento que se genera en torno a cada una de las presentaciones en vivo del grupo. Históricamente De Saloon fue a fines de los noventa una banda promesa de la música chilena tras la difusión del demo "Esfumar", hace 10 años, en radio RockandPop. Pero la anunciada salida de un primer álbum fue postergada hasta el 2003 y el debut de otros penquistas, Los Bunkers, había esfumado su condición de "favoritos" en la 94.1 y la prensa capitalina los catalogó como los hermanos chicos de Lucybell. Una etiqueta que les persiguió en los comentarios de su segundo álbum "Morder" (2004), que hasta fue calificado como "el peor álbum del año" en Revista PicNic por un periodista que no pudo soportar que su mujer lo cambiara por el bajista del grupo. Pero mientras los críticos apuntaban sus dardos contra las letras y la voz de Piero Duhart, los estribillos de De Saloon se hacían cada vez más populares. A hits como "Té", "Brígida" y "Esfumar" se sumaron los singles de Morder "Partido en Dos" y "Quiero hacerte Feliz". En el 2006 el grupo remató con "Abrázame", álbum que capitalizó el mayor número de fans para el trío, convertidos en uno de los nombres más populares del rock chileno de la última década, a pesar de que su evolución no ha sido observada mayormente por los medios formales de comunicación. El éxito de De Saloon es una clara demostración que a la gente no le importa lo que escriba un crítico especializado, y menos si se negó a publicarlo. Aunque comparto el tema de las letras, al borde de la liviandad muchas veces, De Saloon es un grupo que en vivo muestra una seguridad y un sonido continental que sus discos no reflejan. La banda, indudablemente, fue una de las más aplaudidas en La Cumbre del Rock Chileno (2007 y 2009) y fue la más popular en cada fecha de la gira Garage Music (2008) por sobre Los Tres y Jorge González. Y la prensa no lo sabe o no le interesa saberlo ni comunicarlo, porque están dedicados a encontrar el nuevo chiche del indie rock local, grupos que sólo escuchan los amigos y los periodistas de la Rolling Stone. La mejor canción de De Saloon no está en ninguno de sus discos sino que en el álbum Tributo a Violeta Parra "Cantores que Reflexionan" (2007), la versión para "Qué pena siente el alma" deja claro que con una buena letra el trío puede hacer mucho más. También participaron recientemente en el disco "A la Salud de la Música Chilena" Tributo a Inti Illimani (2009) reinterpretando "El Aparecido". ¿Qué le falta a De Saloon? Mejorar su marketing y hacer mejores videos si se quiere exportar lo que se ha hecho. Y en términos musicales, tendrán que desafiar su propio sonido y avanzar hacia algo aún más contundente con un sello propio, no como los sucesores de algo (Lucybell) o los hermanos chicos de otros (Los Bunkers). De Saloon despide la década como el grupo emo chileno más famoso de los últimos 5 años. Uno de los preferidos por los más jóvenes y uno de las pocas bandas exportables del Nuevo Rock Nacional. Tienen la imagen, experiencia y canciones para devorarse el continente, pero aún faltan algunos detalles (como no relacionarse con viejos ejecutivos de la industria del CD) que el grupo debe identificar y cambiar a la brevedad, para perder de una vez por todos la etiqueta de "eterna promesa" y enfrentar su éxito como algo honesto y real, que tiene el mérito de no ser un fenómeno inventado ni sostenido por nadie más que por sus miles de seguidores que no firman en El Mercurio ni La Tercera pero que pagan su entrada para vivir la experiencia de la música en vivo. A una década de su debut en radios Marcelo Aldunate no se equivocó y es De Saloon uno de los grupos chilenos más radiables y reconocidos del escenario actual, un grupo que en 10 años ha demostrado una evolución prudente pero considerable si se piensa en que todavía queda mucho por hacer y mejorar, y que todavía hay muchas razones para creer en que ellos son mucho más que una promesa o unas cuantas malas criticas. De Saloon avanzó en 10 años, pero quiero escuchar cuánto pueden crecer en los 10 próximos meses.