26 ene. 2009

ES POP A PUNTO DE EXPORTAR

Nicole esta grabando lo que será el mejor de sus 6 primeros discos pero pocos sabrán reconocerlo. Javiera Parra, en plena madurez, muestra su lado más intimo en el disco de Malabia, pero por falta de atención o interes (el que busca encuentra) el álbum ha pasado casi desapercibido para una mayoría. En los últimos años hemos visto como dos de las voces femeninas más reconocidas y vendedoras de este país han sido etiquetadas en la categoría del "recuerdo", como si desde "Dame Luz" no hubiese pasado nada con Nicole o después de los covers del "AM" Javiera hubiese tomado vacaciones indefinidas. Es cierto, Javiera Parra es la voz y cara de la nueva campaña del metro de Santiago y Nicole la pareja de alguien más famoso que ella, lo que en este país resulta más importante que cualquier otra cosa que puedan hacer en la música respectivamente. Pero el desinteres no es sólo generacional. Diez años después del éxito de Nicole y de Javiera & Los Imposibles en las radios, Javiera Mena lanzó un disco debut que la crítica catalogo como "álbum del año" y que la transformó en chica de moda para las revistas de tendencias en ambos lados de la cordillera. Pero había que buscarle el "pero" y desde que la cantautora habló en revista Paula de su homosexualidad que hay varios que han querido desviar la discusión en torno al lesbianismo en vez de intentar descrubrir qué hace que sus composiciones tan frágiles y personales sean tan emocionantes para algunos. Hace unos días en una conversación muy teen se discutía "¿Javiera Mena o Francisca Valenzuela? Para quien hizo la pregunta si eran comparables, porque son jóvenes, chilenas y cantan sus propias canciones. Votaron 2 y 2 y yo debía definir con mi voto. Para mí la comparación era injusta, porque en la práctica poco y nada tienen que ver, tanto por su estilo de trabajo como lo que muestran en escena. A mi me parece que Francisca es una chica con mucho talento, educación y belleza pero que aún le falta revelarse, y a Javiera en cambio le pediria que tuviera cuidado con la sobreproducción porque su principal encanto musical está en la simpleza y pequeños arreglos que endulzan sus canciones. De todos modos no sé porque algunos las comparan, e incluso confunden, ojalá sea porque son dos chicas talentosas en las que uno puede creer y encantarse y no porque son las niñas de moda que luego pasarán a la categoría de "recuerdo". Volviendo a Nicole, tiene a su favor y en contra su propia imagen e historia, con varios momentos en la cabeza de una mayoría (la canción en la teleserie, Festival de Viña del Mar, crisis de pánico, el disco con Cerati, el disco en el sello de Madonna, su relación con Sergio Lagos) que disvirtuan lo más importante que es el por qué hemos conocido a la cantante. Pero de algo estoy seguro, con apenas 32 años la chica puede aún dar mucho más, y si graba lo que me mostró con su guitarra en casa de seguro apunta a algo bueno. Javiera Parra ya es una mujer más adulta y tiene conciencia de aquello haciendo lo que quiere hacer, y con un extenso repertorio detrás, además de lo que han sido los covers, junto a Los Imposibles y ahora en Malabia, tiene un sustento para seguir explorando en los escenarios y futuros registros. Pero ya saben, para mí no hay mejores composiciones ni acento melódico que el de Rosario Mena. Qué maravillosas sus canciones, cómo suenan y cómo atraviesan el oído. Por desgracia no tiene el tiempo ni los momentos para dedicarse a hacer una carrera en la música, pero si tiene 3 recomendables discos que recomiendo redescubrir. Yo apuesto a todo a que mi disco chileno favorito del 2009 será el nuevo de Javiera Mena, si es que lo logra sacar del estudio de Cristián Heyne, y tengo mucha curiosidad por lo que vaya a pasar con Francisca Valenzuela y un segundo disco. Pero la verdad es que con o más o menos expectativas la música es algo permanente en Nicole, Javiera Parra, Javiera Mena o Francisca Valenzuela, y que aunque para algunos su éxito se mide por contingencia o por cuántas portadas salen, lo cierto que lo más importante es que con el paso del tiempo sus canciones han crecido y se han popularizado sin tener que depender de la principal fuente de difusión como es la TV sino que a partir del propio interés de quienes las buscan escuchar. Es un orgullo ir a ver un concierto de Javiera Mena en Buenos Aires o en Valparaíso y compartir con mucha gente interesada en lo que hace. O que Francisca Valenzuela cumpla correctamente con su set en Olmué y pueda ser vista por muchos Todo lo demás es pura chimuchina, cahuín y problemas del periodismo. (Desde hace años) Tenemos las chicas más guapas y talentosas del pop rock latino y pocos se han dado cuenta, ¿será machismo, sexismo o es sólo que falta un buen promotor y defensor de este pedazo de historia? Porque mientras el Gobierno sigue apoyando a carreras como las de la Ancarola cantando covers del Canto Nuevo poco vamos a avanzar. El mejor ejemplo de apoyo gubernamental es Shakira, que la conviertieron en Colombia en su embajadora y en el principal simbolo de su cultura actual (y asi desviar los conflictos y críticas políticas), o ¿usted cree que su triunfo mundial fue una casualidad o exclusivo mérito de su talento? En todo hay gestión, por eso Julieta Venegas logró salir del under azteca, sino todavía estariamos entonando "De Mis Pasos" en pequeños teatros y clubs. O cómo nos explicamos que una mujer sin talento y dificil como Paulina Rubio haya podido ser una estrella del pop latino en USA. A nuestras chicas les sobra talento por explotar, pero aún les falta actitud, creerse y sentirse estrellas, y también alguien que sea capaz de dirigir ese entusiasmo de ego y convicciones que muchas veces no sirven para llegar a la "fama". El mundo del pop hay un momento en que la belleza, talento y las buenas canciones no lo son todo, y que hay que tranzar una bara que no tiene que ver con algo que atente contra los principios sino con que al otro lado del éxito el mercado necesita de personajes con actitud que puedan tomar decisiones, y para eso primero que todo, hay que tener claro los pro y los contras de su propio talento. Pero por desgracia Chile no tiene ese tipo de escuelas, sólo se titulan músicos, que creen que por tocar bkn los tienen que tocar en la radio e invitar a "Sábados Gigantes". No todo se reduce al talento ni todo depende de una buena negociación, sino a una mezcla de elementos que apuntan hacia una misma dirección. La misión nuestra no es exportar hacia fuera sino que los de afuera sean capaz de fijarse en Chile y la música que nace y se deshace en la falta de opciones. Chile tiene mucho pop a punto de exportar, pero esto no a explotar sino lo inflamos, y menos sino hemos sido capaces de reconocerlo nosotros mismos.