22 jun. 2008

Gestión de oportunidades

Mucha protesta y una nueva Ley para mejorar la educación en Chile, sólo parches para una solución tan simple como aliviar la burocracia y despejar la gestión. La suma de ideas y objetivos concretos siempre es más efectiva que la mismísima legalidad, considerando que los reglamentos son cada vez más vulnerables y cuestionados por una mayoría exigente. Yo no invertiría más dinero en cultura si ese dinero va a ser destinado a financiar proyectos de actores y músicos poco creativos que le llevan las relaciones artísticas al gobierno de turno. 

Un fondo que financia proyectos clasistas, excluyentes, ajenos a la ciudadanía y que son privilegio para una minoría. No intento generalizar, pero la mayoría nacional no se entera de obras sino son bien difundidas y su valor es inaccesible. La buena gestión es la que le ha permitido a gente poco talentosa figurar en los grandes listados de popularidad. ¿Qué sería de Paulina Rubio sin la gestión de su manager? por dar un ejemplo. Y en Chile, un extranjero que aparece en los eventos de música chilena por contar con el patrocinio de un experimentado ejecutivo discográfico que lo ha podido colar, a la fuerza, en la agenda local. 

Aunque como ya sabemos, de nada sirve estos esfuerzos si la propuesta no conecta con la gente. Por mala gestión de ejecutivos, managers, agencias, se han perdido grandes talentos. Hasta hace algunos años bandas que no vendían discos eran expulsadas de las compañias. Por sólo dar un ejemplo, de las 10 bandas publicadas por EMi en 1995, sólo 3 siguieron con contrato y 4 permanecen activas, entre las que destaca Pánico, la mejor demostración de autogestión que ha tenido la música chilena en los últimos años, con resultados concretos en el underground europeo (y ahora figuran en la apertura de 7 conciertos de Franz Ferdinand).  
Sabemos que el pituto es la forma más efectiva y rápida para conseguir algo en Chile. El poco experimentado y recién graduado sobrino de un político que llega a un ministerio, o la hija de una conocida del productor del canal que se salta el casting y protagonizará el próximo reality de la tv. Los contactos a veces pueden ser la mejor arma para llegar hasta donde uno quiere, pero de poco sirve ese poder si no se puede ni sabe usar. Injusto es también que los carnavales culturales, financiados por el Ministerio de Cultura, no consideren artistas que pueden ser tan o más representativos, populares y talentosos que las vacas sagradas de la Concertación. También que por licitación ganen las mismas agencias de siempre que sólo suben a sus representados y privan a los asistentes de ver nuevos y mejores propuestas. O que la SCD gestione eventos gratuitos de música en vivo en espacios públicos pero sólo invita a las figuras de su catalogo (Sello Azul y Oveja Negra). Aunque originalmente representan los intereses de miles de creadores nacionales su trabajo de difusión sólo se concentra en unos pocos. 

Las negligencias del productor Claudio Pérez provocaron el finiquito de su imagen pública y de las de sus producciones. Tras el fallido concierto de Brett Anderson el mismo tendrá una nueva oportunidad este sábado con la presentación del salsero Gilberto Santa Rosa en Teatro Caupolicán. Mientras que en el otro lado de la producción independiente Philippe Boisier (Festival EIMA), Sudamerica Corp (The Misfits, ETHS) y Cristián Araya (Bright Eyes) consiguen traer proyectos alternativos de música para audiencias más objetivas. La periodista Marisol García, se encuentra de Gira en España presenciando la nueva edición del Sonar "Un festival es su cartel pero también su identidad, su imagen y su manejo de difusión. Tras catorce años de experiencia voluntariamente "alternativa", sus organizadores han comprendido que la avanzada no tiene necesariamente que ver con la electrónica, y que la frescura es mucho más escasa que la vanguardia". La educación en Chile no va a mejorar si no mejoran quienes tienen la misión de educar, y no sólo me refiero a los profesores, porque la primera responsabilidad está en las familias. Y no basta con poner más millones del ministerio si ese dinero no tendrá buen destino. El sistema debe ser modificado, mejorarlo y actualizarlo. Aumentaron las horas de clases y estudio, pero no ha mejorado el aprendizaje, muy por el contrario. Sólo un dato, los últimos 3 jóvenes talentos que trabajan en medios de comunicación y actúan como referentes no estudiaron en la Universidad; Nicolás López, Jose Miguel Villouta y Nicolás Copano. Pero hay práctica, interés, creatividad y mucha autogestión. Son gente que en sus escuelas nadie daba un peso por sus discursos, sin embargo han demostrado que la disciplina no se enseña sino que más bien se gana. Y sin fondos de cultura partidista o pitutos han levantado proyectos que a larga han resultado ser mucho más comprometidos y representativos para las generaciones más jóvenes de la corriente post régimen militar. Tenemos errores generalizados en el diseño, creación y fundamentalismo del Shileno promedio. Fallas históricas que todavía pesan sobre las conciencias y nuestra sangre. Y aunque hay un deseo por liberarse de ciertas amarras culturales también hay un apego trabado a la memoria, que se rige por los ideales y la experiencia. Consecuencia que muchas veces nos lleva a dejar de lado el ordenamiento y levantar la voz aullida a la espera de un cambio, para nosotros, para todos o para el bien de uno mismo. El que reconoce lo que tiene y sabe lo que quiere, aunque muy lejano parezca, lo va a conseguir. Si la meta es una sola por qué pasarse la vida contabilizando triunfos. Cada nuevo logro es otra buena gestión bien lograda, correctamente dirigida, pero aún falta mucho, no basta y hay que permanecer inquietos antes que otro quiera pasar por sobre la moral ajena y posicionar sus trancas ideológicas por sobre una humanización que pretende ser más libre y considerada que en el pasado. La capacidad de negociar, ideas, conceptos y proyectos es la mejor herramienta para crecer y desarrollarse en tiempos modernos. Mientras algunos se pasan el tiempo levantando un montón de diplomas Universitarios mientras animan un matinal de televisión, hay otros que sienten la opción de ir más allá de sus propios conocimientos y rebatir lo previamente establecido, por muy ilegal que parezca. La inversión de recursos es importante pero de nada sirve sino están las personas que saben como distribuir y administrar los dineros, en proyectos serios y concretos, que puedan ser tan efectivos como lo que representan. La solución para el mejoramiento de la educación y emancipación cultural está en poder financiar y gestionar oportunidades. Muy simple, pero para eso hay que derribar los arreglos partidistas, el clasismo artístico y al más duro de los errores nacionales, conocido como el pituto. Un combate que no está en manos de quienes dirigen el país sino de aquellos que tienen la misión de analizar y cuestionar lo que somos y tenemos, gente que por desgracia también tiene representatividad editorial y política, por lo que al parecer deberemos esperar otro cambio generacional para conocer nuevas y mejores reacciones. Mientras al Chile de hoy se lo cojen todas las mañanas desde La Moneda, y por las noches lo distrae el Pinochetismo de Morandé con Compañia. Porque como ya sabe, la transición fue y seguirá siendo un acuerdo de "todos", de todos menos de nosotros, los que debemos gestionar día a día las oportunidades.