4 mar. 2008

NADA QUEDARA

En uno de los titulares más innecesarios e incorrectos del periodismo nacional, la revista SQP (Salvese Quien Pueda) publicó una acusación en contra de uno de los talentos más notables de la música popular chilena. El texto, dedicado al cantautor Daniel Guerrero, no sólo habla de una supuesta relación sentimental del compositor sino que además "denuncia" una adicción del autor de "Nada Quedara".
En un comunicado publicado por EMOL, Daniel Guerrero desmintió a la publicación tratando de poner fin a los cuestionarios públicos que han surgido a partir de la salida a los kioskos de la publicación editada por Broadeyes. El consumo de drogas es, para muchos, una opción bastante intima y no necesariamente esto convierte a alguien en consumidor dependiente o adicto. Y mientras ese consumo social y personal no perjudique el entorno familiar, laboral e incluso el desarrollo artístico, no entiendo por qué alguien debe darle explicaciones a un periodismo, que no tiene nada que ver con la creación y la música, sobre sus gustos más personales. Por lo que si este es o no el caso del señor Guerrero a mi no me molesta ni me representa un problema. Pero si me preocupa el trabajo de este tipo de periodismo, que publica titulares sin la rigurosidad que se debería esperar de un medio masivo. Ya sucedió hace algunas semanas con la portada de Tonka Tomicic, sin ratificación alguna, y ahora involucrando entre sus páginas a un compositor de exitosa trayectoria musical junto a un montón de personajes que nada tienen que ver con lo artístico y que si dependen de este tipo de medios para sobrevivir en el circo farandulero, ventilando sus perfiles personales sin mayor mérito. Daniel Guerrero, ex miembro de La Sociedad y actual productor musical y solista, tiene bastante más que eso, por lo que este reportaje es injusto y una falta de respeto para un artista que merece mucho más artículos que un titular con cahuines de pasillo. Si hay artistas que ventilan sus problemas personales, es porque quizás se le acaban los argumentos profesionales y deben recurrir a otros elementos para conservar su vigencia en medios. Casos como esos hay muchos, pero algo conozco a Daniel, y él esta muy lejos de todo eso. Para quienes viven de la música en Chile conocen muy bien que no es una misión fácil, sin embargo Guerrero es uno de los autores que más derechos de autor produce en nuestro país, por lo que no necesita de este tipo de publicaciones para potenciar su carrera. Una historia musical que ha pasado por altos y menores momentos pero que actualmente revive en directo con esporádicas presentaciones en vivo del autor de clásicos populares como "Y Veras" y "Me Matas Corazón". De todo esto me queda decir una cosa. Mientras revistas como SQP intentan sostenerse en un mercado donde sobran titulares y carecen los personajes, su tiempo de vida es corto e irrelevante para la historia. Sin embargo, igual este tipo de notas molestan, son insidiosas, dañinas a veces, mal intencionadas y poco éticas. Este es el tipo de farándula que no necesitamos y que la gente que trabaja en torno a la música debe rechazar. Que los SQP, MQH y los Intrusos vuelvan a sus cuartales y hagan su periodismo con el control remoto pelando a los matinales y teleseries, que ahí existe una colaboración mutua de polémicas que el pop y rock nacional no requieren ni necesitan. Hoy tuve la suerte de conocer y conversar con Cecilia "La Incomparable", y uno al verla se da cuenta de que lo único que realmente importa es el talento y las canciones con la que artistas como ella han sobrevivido durante décadas, y que sin duda se extenderán como clásicos a través de los años. De toda esa basura, show o circo televisivo por el que tantos se esfuerzan y desesperan no es más que una manera más simple de ganarse el sueldo y pagar las cuentas que exige estos estilos de vida. De esto "Nada Quedara" como cantaba Guerrero hace algunos años, es sólo ruido, sin pasión, sin voz ni identidad. La farándula es un show televisivo que alimenta el morbo y divierte a los más aburridos del hogar, pero cuando llegue el amor, la muerte o haya que celebrar el nacimiento de un hijo todo eso no existe y nunca valió la pena. Pero seguramente si estarán sonando voces como las de Daniel Guerrero o Cecilia cantando estribillos de amor y lujurias, que emocionan e identifican a varias generaciones, algo que todo este periodismo de mierda no logrará por más portadas con la Bolocco pilucha ni inventando romances heterosexuales de gente gay. De todo se aprende en la vida, pero al final son muy pocos instantes los que nos harán recordar que nuestro paso por esta tierra si valió la pena por algo. (Te amo Joplin!)