8 mar. 2007

Periodismo Musical - 2ª Parte

"Hay una obsesión muy clara por parte de algunos medios por destacar y privilegiar la escena independiente, como si todo lo demás fuera fruto de una mega industria, cuando sabemos muy bien que eso ya no existe, y hoy por ejemplo, Javiera Mena tiene las mismas posibilidades que Javiera Parra de aparecer en un medio como El Mercurio o La Tercera".
En vísperas de uno de los trimestres musicalmente más activos de los últimos años en Chile la prensa local debe tomar decisiones importantes respecto a la cobertura que merece o se le asignará a cada una de las visitas internacionales en Santiago, pero además los más osados deberán luchar contra la corriente para ceder centímetros ante los nuevos movimientos del rock y pop local. La agenda, que abrió el cubano Silvio Rodríguez el pasado fin de semana, continua con la actuación de Roger Watters en el Estadio Nacional el jueves14 de marzo. Seguido por las fechas de Alejandro Sanz (17), The Evens (22), Milton Nascimento (22), The Gathering (24), Pet Shop Boys (25), Diego El Cigala (26), Il Divo (28) para finalizar el mes con Placebo el viernes 30. A nivel local destacan las fechas de EX (17) y Javiera & Los Imposibles (23) en La Batuta, los 2 Teatro Teleton de Lucybell (16 y 17) y el debut en Blondie de Javiera Mena (23). Entonces, alternativas hay. Pero claramente no existen ni los medios ni los espacios para poder ser justos con las producciones mencionadas. Es decir, se deberá privilegiar. Y en ese sentido claramente los más perjudicados suelen ser los artistas locales, y curiosamente los artistas populares son los que hoy se presentan con menos posibilidades a la prensa oficialista. Hay una obsesión muy clara por parte de algunos medios por destacar y privilegiar la escena independiente, como si todo lo demás fuera fruto de una mega industria, cuando sabemos muy bien que eso ya no existe, y hoy por ejemplo, Javiera Mena tiene las mismas posibilidades que Javiera Parra de aparecer en un medio como El Mercurio o La Tercera. Pero torpemente algunos han tomado la opción de potenciar y relucir proyectos, que si bien pueden sonar interesantes, en su mayoría es muy difícil trasladarlos en el tiempo. Por lo que el periodismo musical margina de sus pautas a bandas como Sinergia, Difuntos Correa y De Saloon que si bien no representan una mayor sorpresa si es relevante el éxito que mantienen en los escenarios del país, y eso nadie, absolutamente nadie lo registra. Salvo las radios claro, que hasta ahora han sido el sostén de todo este nuevo género de rock local. Y es mérito de emisoras como Rock and Pop y Carolina la masiva respuesta que tienen hoy grupos como Los Bunkers, Saiko y Chancho en Piedra. Eso es importante aclararlo, el nuevo rock chileno ya dejo de depender del periodismo escrito para avanzar, pero es importante contar con esa presencia que a la larga se convierte en una referencia para futuros trabajos. Abril seguirá con las presentaciones de Don Omar (1), Marco Antonio Solis (1 y 2), Velvet Revolver (10), Evanescence (13), Keane y el Festival Vive Latino (15) y Raphael (21). Semanas en las que la música local debiera revelar los nuevos trabajos de Pedro Frugone, Francisca Valenzuela, Gepe, Rosario Mena, Muza, Sergio Lagos y la última fecha de Saiko con Denisse Malebrán en la voz. Claramente la competencia en centímetros estará orientada a las visitas internacionales, por una serie de razones que no merecen mayor cuestionamiento. El asunto está en cómo lograr que un concierto de Saiko sea tan importante como la visita de Keane. Ambas bandas tienen méritos, talento, canciones, popularidad, entonces ¿por qué no? Y aquí debo lanzar nuevamente mi teoría en que mucho esto depende de la disposición que tenga cada medio, o mejor dicho, los periodistas encargados de música en cada diario, revista, portal de Internet y noticiero de TV. Cada nuevo disco, toda nueva propuesta merece su espacio. Más grande, pequeño, menor o más cobertura da igual. Pero debe existir mayor interés y dedicación por parte del periodismo especializado. No es justo para el pequeño escenario de rock y pop que existan medios musicales que sólo comentan ciertos discos editados por algunos sellos, y todo lo que este dentro de ese margen sea eximido. Les gráfico el ejemplo de Pali (en la foto), disco que entregue en todas partes pero no fue comentando, e insisto, no se trata de criticar mal o mejor, esto se trata de “estar o no estar”, y bajo esa teoría yo soy de la opción de que hay que estar. Los periodistas que trabajan en medios de comunicación no pueden ni deben hacer las relaciones publicadas de nadie, y si bien es un privilegio que puedan apostar cada cierto tiempo por figuras nuevas que personalmente les parezcan atractivas de reconocer creo que no deben dejan de hacer periodismo si su chapa es Periodista de Música. Y como el universo musical es tan amplio, incluso en Chile, creo que hay recordarles que más allá de Quemasucabeza y Algo Records (con todo respeto a sus creadores) si pasan otras cosas, igual, menos o más interesantes pero hay más alternativas que las que hasta ahora están proponiendo casi corporativamente. Hay 2 maneras de hacer periodismo musical, la primer opción es seguir la pauta que el jefe estima y sumar de vez en cuando todo eso que personalmente te interesa, o una segunda opción es hacer periodismo y por inquietud tratar de ir más allá.
Por ahora, en frente de nuestras narices una amplia y diversa cartelera de conciertos para elegir. La dificultad ahora estará en el tiempo que tendrán los profesionales para poder ser testigos de la oferta y también de la demanda que existe para cada uno de estos. Pero lo importante es tener muy claro, que más allá de las pautas obligadas siempre se puede hacer más, y ojala eso no se restringa exclusivamente a nuestros gustos más íntimos y tratemos incluso de ir un poco más allá, o ¿será mucho pedir?